LA ACTUACIÓN CONTEMPLADA EN EL PLAN GENERAL FRACASÓ DESPUÉS DE TRES SENTENCIAS EMITIDAS CONTRA EL CONCELLO

Los vecinos de A Seara se unen para iniciar la mayor urbanización de Vigo

Los vecinos de A Seara han decidido reiniciar desde cero la urbanización del entorno, el más importante del centro de Vigo, a la altura de Barrio do Cura, tras constatarse el fracaso definitivo del desarrollo contemplado en el Plan General de Ordenación Municipal (PGOM) con tres sentencias sobre otros tantos edificios anulando la ordenación detallada que se había contemplado en dicho documento, precisamente para facilitar su puesta en marcha.
Los fallos han sido ya ratificados por el Tribunal de Galicia y aunque resta todavía el paso por el Tribunal Supremo se da por descontado que será en el mismo sentido.

Los demandantes –propietarios situados al final de López Mora- apelaron la decisión del Concello de impedir la construcción en sus parcelas de nuevos edificios de licencia directa al considerar, y así lo estima el juez, confirmando que les correspondía las normas urbanísticas del anterior Plan General. De esta forma, quedan fuera del ámbito lo que obliga a modificar el PGOM para trazar un nuevo plan para la zona de A Seara. O lo que es lo mismo: muchos más años de trámites y mientras tanto, más ruina en un entorno donde proliferan casas abandonadas y en riesgo de venirse abajo, como ya ha sucedido, con notable peligro. Es una situación similar a la de Barrio do Cura y en cierto modo a Beiramar.

Los vecinos que todavía residen en A Seara consideran que hay opciones, y la primera, que ellos mismos pongan en marcha la actuación, lo que exige un acuerdo –ya alcanzado- por más del 50 por ciento de la propiedad y un compromiso del Concello para la colaboración mediante la modificación puntual del PGOM o la redacción del nuevo PERI (urbanización). En el pasado no fue posible, pero ahora quizá sí y ya han remitido una comunicación al aconcejala de Urbanismo, Carmela Silva, para mantener una reunión y exponer su propuesta. Según explicó un portavoz vecinal, además de sus terrenos y casas habría que incluir en el PERI A Seara los solares propiedad de los bancos, en especial Novagalicia y La Caixa, además del Popular, que en su momento estuvieron interesados en desarrollar el entorno por sus buenas condiciones. Ahora, estas entidades financieras quieren desprender cuanto antes de sus valores inmobiliarios al perder todo interés por el 'ladrillo', que además les cuesta dinero en pagos de impuestos. Por otra parte, Hacienda reclaman a los vecinos por sus propiedades, en teoría edificables, aunque no en la realidad. 'Hace falta una salida, y creemos que si el Concello quiere colaborar, sería positivo para todos. Eso esperamos', indicaron.

La actuación de A Seara lleva más de quince años de espera para desarrollar la mayor franja de terreno en el centro, 57.000 metros cuadrados, desde detrás del Centro Comercial de Camelias hasta el cruce de Tomás Alonso con López Mora. n