VIGO

Vecinos de O Freixo limpian 20 hectáreas de eucalipto

Un colectivo de voluntarios ya ha limpiado 20 hectáreas en los montes de Valladares  quemados en los incendios  P. 8

El grupo de voluntarios, convocados por Chan Grande, limpiaron la zona de A Galiñeira, en O Freixo.
El grupo de voluntarios, convocados por Chan Grande, limpiaron la zona de A Galiñeira, en O Freixo.
Vecinos de O Freixo limpian 20 hectáreas de eucalipto

 Unos diez voluntarios, convocados por el colectivo Chan Grande, se echaron ayer al monte para arrancar los eucaliptos que retoñan en el terreno quemado. Casi un año y medio después de los incendios, algunos ejemplares superan los dos metros y es necesario la intervención de tres personas para arrancarlos. Una labor que tiene su complejidad, tal y como indicó César Freire, uno de los promotores de la iniciativa: “Nos encontramos con dos tipos de brote, los de semilla que germinan en el terreno y los que surgen del árbol muerto o de los troncos cortados; el eucalipto es su superviviente, brota y crece con mucha facilidad”.
Desde las 9 hasta las 13.30 horas lograron limpiar 4.000 metros cuadrados de monte en pendiente por A Galiñeira, con lo que desde septiembre ya han saneado cerca de 20 hectáreas de terreno: “Hay que pasar al menos dos veces por cada zona, la primera se encuentran cien ejemplares por cada metro cuadrado, pero la segunda ya solo hay diez”, puntualizó Freire, que porta una bolsa con castañas germinadas que siembran en sustitución de los eucaliptos retirados. “Tendríamos que haber comenzado antes, pero es el ritmo que podemos llevar”, ya que la regeneración del monte está corriendo a cargo del trabajo voluntario de los vecinos, sin implicación de las administraciones al tratarse de fincas privadas. El objetivo es eliminar el eucalipto de toda la franja de seguridad del núcleo poblacional de O Freixo, en Valadares, que calculan son unas 120 hectáreas. Quieren evitar que se repita la situación de octubre de 2017, donde las llamas llegaron a las casas en la parroquia viguesa.
Este mes la acción se desarrolló también en las fincas de A Rega y Talliños. La próxima salida, el domingo 24, está prevista por la zona de A Figueira, con el punto de encuentro será a las 9.30 horas en el recinto de fiestas de San Xoán. Todas las intervenciones se realizan en terrenos privados con permiso de los propietarios.

Mediadora entre la empresa maderera y los propietarios

 Tras los incendios de octubre de 2017, Chan Grande se movilizó para orientar sobre cómo actuar con los terrenos quemados. La asociación ejerció de mediadora entre los propietarios y la empresa maderera para encontrar unos compradores que accediesen a sus condiciones: “Queríamos que talasen las especies invasora, eucaliptos, pinos y acacias, pero que dejasen las autóctonas, aunque estuviesen quemadas, ya que algunas podían retoñar y el resto serviría para enriquecer la tierra”. Sin embargo, Freire reconoció que la tala va lenta: “El principal problema que tenemos es que hay fincas no identificadas, los herederos no las conocen o emigraron”.
Chan Grande, que debe su nombre al topónimo popular del Monte dos Pozos, ya funcionaba antes de los fuegos ofreciendo actividades  para el patrimonio. Ahora organiza actividades para niños en el monte, viveros para repoblar o recuperación de caminos  antiguos y localización de fincas y marcos”.n