VIGO

Un tren solidario estaciona en la zona de Pediatría del Cunqueiro

Los alumnos del colegio Montesol tratan de fomentar la donación de sangre y órganos

El tren está hecho con cajas de frutas forradas con papel y pintadas, que incluyen lemas y dibujos.
El tren está hecho con cajas de frutas forradas con papel y pintadas, que incluyen lemas y dibujos.
Un tren solidario estaciona en la zona de Pediatría del Cunqueiro

 Las consultas de Pediatría del Cunqueiro albergan desde ayer un tren de seis metros de largo, con tres vagones y una locomotora de colores, repleto de muñecos que representan corazones, pulmones y otros órganos del cuerpo. Es el resultado de un trabajo realizado este curso por un centenar de alumnos de la ESO del colegio Montesol dentro del programa educativo “Salvavidas” de la Consellería de Educación diseñado para promover la donación de sangre y órganos y que también incluyó la confección de un juego con esta temática para niños de 5 a 7 años que ayer se estrenó en el Cunqueiro. Los alumnos llevaron su regalo a la “Estación Cunqueiro” acompañados del director del colegio, Jesús González, la coordinadora del proyecto, Cristina Díaz, y otros profesores. El director dijo que tratan de integrar habilidades y aprendizajes que suponen “romper” las cuatro paredes del aula y un mayor compromiso con la sociedad. El proyecto comenzó en octubre y fue pilotado por alumnos de 1º de ESO de Montesol, dentro de las asignaturas de  Biología y Plástica, que contaron con la ayuda de alumnos de Tecnología de 2º y 4º de la ESO.

una gran acogida
El recibimiento que tuvieron fue  espectacular. No solo porque les esperaba el propio conselleiro de Sanidad, Jesús Vázquez Almuiña, y los directivos del área sanitaria viguesa, sino porque les ofrecieron un pequeño concierto y unas actividades didácticas que tardarán en olvidar. El concierto, que también disfrutaron los padres y los niños de la sala de espera, corrió a cargo del cuarteto de cuerda “Scordatura” y dos de las piezas fueron coreadas por los alumnos: las archiconocidas “Sofía” y “Despacito”. Despúes de esto, los alumnos del Montesol fueron al área de Docencia donde el intensivista Eduardo Murias y otro personal sanitario les dio una clase práctica de reanimación cardiopulmonar y las recomendaciones para salvar vidas cuando se enfrenten a un caso de este tipo. Pero aún no lo habían visto todo. Facultativos de Obstetricia y Ginecología les tenían preparado un parto en el área de simulación del hospital con maniquíes casi humanos.