VIGO

Trece jóvenes con síndrome de Down estudian en Magisterio

La Escuela Universitaria  diseñó un título propio para dar respuesta a este colectivo, que es pionero en Galicia y empezó este año

Los alumnos participaron en un vídeo en el que mostraron su ilusión y ganas de aprender.
Los alumnos participaron en un vídeo en el que mostraron su ilusión y ganas de aprender.
Trece jóvenes con síndrome de Down estudian en Magisterio

nnn Trece jóvenes con síndrome de Down estudian desde enero de este año en la Escuela Universitaria CEU de Magisterio. Están matriculados en el título de Formación para la Inserción Laboral. Es una iniciativa pionera en Galicia que se puso en marcha en colaboración con la asociación Down Vigo y que permite cubrir la laguna que existía para estas personas una vez que terminaban la educación obligatoria. Lo solicitaron hace tiempo las propias familias, que habían visto un proyecto similar que funciona desde 2005 en la Universidad Autónoma de Madrid. Tras muchos contactos y reuniones, Magisterio asumió el reto y diseñó un itinerario formativo. El curso se desarrolla en dos años académicos en las instalaciones de este centro adscrito a la Universidad de Vigo y el último mes será de prácticas. Las asignaturas serán impartidas por profesionales del ámbito de la discapacidad intelectual de ‘Down Vigo’ junto con profesores de Magisterio. El proyecto se presentó ayer en la Escuela en un acto al que acudieron padres y alumnos, la directora, María Jesús Ayuso, y los profesores de este centro, la directora de Down Vigo, Carmen López y profesionales de esta asociación, empresarios y representantes de distintos colegios de la ciudad, así como el obispo, Luis Quinteiro, el delegado de la Xunta en Vigo, Ignacio López Chaves, el comisiones de Planes Estratégicos de la Universidad, Xavier Martínez Covas. En Galicia hay 35.000 personas con síndrome de Down, de las que el 80% están escolarizadas en Primaria, un 50% en Secundaria y solo un 2% en Estudios Superiores. El objetivo es que lleguen más a la Universidad y lograr su inclusión en el mundo laboral. Uno de los padres, José Troncoso, explicó la experiencia de su hija Pilar, que estudió Infantil, Primaria y la ESO en Las Acacias y tras varios programas formativos actualmente trabaja en el control de calidad de la empresa Biscuits Galicia. Desde Magisterio afirman que este título les enseñó a ser mejores maestros y fue un estímulo. Tanto López Chaves como Martínes Covas felicitaron a la Escuela.n