LOS HABITANTES DE LA ISLA EDITAN UNA WEB CON SU HISTORIA, CURIOSIDADES O LOS SERVICIOS QUE ACOGE

Toralla salta a la red

Toralla S.A., sociedad integrada por los habitantes de la isla viguesa que lleva ese nombre, acaba de lanzar en internet un página web con los orígenes, historia, flora, fauna y servicios públicos que acoge, además de todo tipo de curiosidades.
Toralla salta a la red
En isladetoralla.com se pueden encontrar tanto fotos históricas, algunas muy curiosas, como actuales. Hay imágenes de la isla antes de que estuviera habitada, perspectivas del puente como punto de cita de pescadores, o la famosa reunión del 11 de agosto de 1911 en la que nació la sociedad que hizo posible la llegada del los tranvías a Vigo. Todo un recorrido histórico con la colaboración del cronista oficial de la ciudad, Lalo Vázquez Gil, que ilustra sobre los orígenes de una isla inicialmente propiedad del Obispado de Tui. Con la Desamortización se hace con ella Francisco Javier Martínez Enríquez, Marqués de Valladares, y en 1895 la adquiere Enrique Lameiro Sarachaga a una sobrina del Marqués de Valladares. En 1910 se la compra el indiano Martín de Echegaray, que volvió rico de Argentina. En 1965 sus herederos la venden al matrimonio José Manuel Kowalski Fernández y Mercedes Peyrona Díez de Güemes. Finalmente, en 1965 Kowalsky y los hermanos Guillermo y Ramiro Vázquez Lorenzo constituyen Toralla S.A., que construye el puente y la urbaniza. Por un lado nace la Torre de Toralla, de 136 viviendas, obra de Bar Boo, y, por otro, se crean 34 parcelas unifamiliares. En la isla hay 170 viviendas con una población estimada de 800 habitantes. La sociedad ha querido mejorar la imagen de la isla en los últimos años, deteriorada fundamentalmente por su torre de 70 metros, y por eso ofreció a la Universidad de Vigo instalarse allí y además asumió la reconstrucción de la escollera. También firmó con la Sociedad Estatal de Salvamento un contrato de 15 años para ceder la azotea de la torre para instalar antenas y equipos para las comunicaciones del centro de Salvamento de Vigo, así como un local para un generador de emergencia. En 1990 se revisó la concesión del puente, para hacerlo compatible con el uso público, lo que permitió el acceso peatonal a las dos playas pero los propietarios lo repararon en el 2000. Hoy un tercio de la isla ya es público.