CELIA MIRALLES ESPECIALISTA DE LA UNIDAD DE VIH DEL COMPLEJO VIGUÉS

“Tenemos entre 50 y 60 casos nuevos de sida al año en Vigo, el 99% por contagio sexual”

Celia Miralles trabaja en el Complejo Hospitalario de Vigo.
Celia Miralles trabaja en el Complejo Hospitalario de Vigo.
“Tenemos entre 50 y 60 casos nuevos de sida al año en Vigo, el 99% por contagio sexual”

 ¿Qué opina de la decisión del Concello de Vigo de adherirse a la Declaración de París para poner freno al sida?
Es un compromiso para liderar acciones destinadas a lograr que el 90% de las personas que tienen el VIH sepan que portan el virus, que el 90% de las personas que conocen su estado reciban tratamiento y que el 90% de los pacientes en tratamiento supriman la carga viral para controlar la epidemia en 2030. Es una declaración de principios, pero tiene que venir acompañada con alguna medida.

¿Cuál es la incidencia del sida en el área sanitaria de Vigo? ¿Ha subido o se mantiene estable?
Puede haber entre 50 y 60 nuevos diagnósticos al año. Se mantiene estable. 

¿Cuál es la vía de contagio?
No hay nuevos diagnósticos de personas que hayan tenido que ver con las drogas, el 99% son por vía sexual y la mayor parte de ellos por vía homosexual. Es importante señalar por su gravedad que hay un 30 por ciento de pacientes diagnosticados en estadios avanzados de la enfermedad. Ahora mismo tenemos a un paciente ingresado por una enfermedad diagnóstica de sida.

¿Por qué tardan tanto en ir?
En el colectivo de homosexuales es menos frecuente que haya un diagnóstico tardío, pero entre los heterosexuales hay una parte que piensa que eso solo le pasa a colectivos muy concretos. Y no existe la percepción de riesgo para que todo el mundo en una edad entre los 18 y los 65 años se realice el test del VIH porque ha tenido relaciones  sexuales de riesgo.

¿La padecen más los jóvenes?
Hay de todo, vimos un chico de 19 años y tuvimos hace dos años a un paciente de 82 años. Hay mayor concentración quizá alrededor de los 30 años.

¿Hay casos sin diagnosticar? 
Sigue habiendo una bolsa que puede estar en el 20% de personas sin diagnosticar porque no tienen percepción o porque tienen miedo, no quieren saber esos resultados.
¿Qué síntomas tienen?
Son muy inespecíficos. Los primeros años el cuerpo pelea contra el virus y va debilitándose el sistema inmunológico, pero no lo notan. Lo notan cuando cae por debajo de un punto en el que puedes tener primero o a la vez enfermedades  menores, hongos, pérdida de peso alguna diarrea y después, a partir de un determinado punto de inmunosupresión, esas enfermedades que dicen que eres un caso sida.

¿Cuáles son las medidas de protección? ¿Se bajó la guardia?
Las medidas son las prácticas sexuales seguras. Se ha bajado la guardia desde que se considera que es una enfermedad con la que se puede vivir perfectamente. El tratamiento es sencillo y no es tóxico como hace años. Se ha minimizado a una condición en la que tienes que seguir unos controles y tomar una medicación a día de hoy de por vida. Se están investigando erradicaciones pero aún no es aplicable.

¿Se mantiene el estigma?
Sí, pocas personas lo pueden comentar. Hace poco tuvimos un caso de 19 años y no lo dijo a sus padres. Sigue asociándose a una carga de culpa que ya se autoimponen algunos pacientes desde primer momento y existe estigma social de pensar que es una enfemedad transmisible y todo lo que implica. Incluso en el  mundo sanitario no todo el mundo tiene sensibilidad que debiera.