VIGO

La superstición viguesa rechaza al “feo” y deja escapar la suerte

El primer premio de la Lotería estuvo a la venta pero nadie lo quiso

Rafael muestra los décimos, invalidados, que nadie quiso comprar.
Rafael muestra los décimos, invalidados, que nadie quiso comprar.
La superstición viguesa rechaza al “feo” y deja escapar la suerte

n n n Los números “feos” no tienen por qué ahuyentar la suerte, aunque quienes juegan a la Lotería los rechazan. Esta premisa, fruto de la superstición hizo que Vigo dejara escapar 600.00 euros el pasado sábado.
Una serie del número 73.778 estuvo a la venta durante toda la semana en la administración de Lotería número 23, de Camelias, pero nadie lo quiso. “Los números con 7 y 5 gustan mucho siempre que hablemos de terminaciones, si se colocan al principio o en medio suelen ser rechazados”, explica el responsable de la administración, Rafael Acea.
Lo que ocurrió el pasado fin de semana dejó un sabor agridulce en este establecimiento. “Las posibilidades de que ocurra una cosa así son mínimas”, afirma Acea. Según asegura, el sorteo del sábado tiene una menor demanda que el del jueves de la Lotería Nacional porque el décimo es más caro, seis euros frente a tres. 
Loterías y Apuestas envió tres series de un número a sendas administraciones elegidas al azar entre las más de 4.000 de toda España, de las que salió elegida la de Vigo. Si las posibilidades eran muy bajas, más lo eran todavía de que el número enviado saliera premiado, pero así fue.
“Fue el público el que no lo quiso, pero la suerte vino a nosotros, porque una cosa así es muy díficil que pase, por no decir imposible”, asegura.
El 73,778 no gustó y fue algo generalizado, pero no hay que fiarse. Recuerda el propietario de la administración que las navidades pasadas  vendieron el 00040 a un colegio de Valadares que llegó a última hora. “Era lo que nos quedaba y el Gordo terminó en 40 así que consiguieron multiplicar lo que habían invertido”.
Las navidades están a la vuelta de la esquina y es un momento máximo para las administraciones de la ciudad. Algunos compradores buscan números concretos y otros, piden cualquiera en ventanilla, aunque según el lotero, “los hay considerados feos que no gustan si son muy bajos o muy altos”.n