VIGO

“Me siento afortunado de ser alcalde de Vigo y quiero seguir”

n n n “Me siento afortunado de ser alcalde de Vigo y quiero seguir siéndolo los próximos años”. Así concluyó ayer Abel Caballero su intervención ante los ediles que conforman su gobierno, unos cuarenta funcionarios del Concello y los medios de comunicación.

Abel Caballero, en un momento de su intervención de ayer.
Abel Caballero, en un momento de su intervención de ayer.
“Me siento afortunado de ser alcalde de Vigo y quiero seguir”

El acto, que tuvo lugar en la galería de la Alcaldía, fue una primera toma de contacto en un balance que se repetirá los próximos días en asociaciones de vecinos y colectivos sociales de toda la ciudad.
El alcalde dirigió unas palabras de reconocimiento a sus concejales porque, según dijo “yo soy la cabeza más visible de un proyecto que es de 17; quiero agradecérselo a este equipo, que es un gobierno de ciudadanos, el mejor que tuvo ningún ayuntamiento de España”, aseguró.
Asimismo, desde la tranquilidad que le da la mayoría absoluta, declaró observar “con cierta pena a las otras ciudades que están paralizadas” por alcaldes del cambio, animándose a vaticinar que “seguirán así tras las próximas elecciones”.
En un repaso por sus dos mandatos y medio, puntualizó que el apoyo recibido en las urnas “no tiene precedente en ningún país democrático de Europa”.
Así recordó cómo tomó por primera vez el bastón de mando en 2007: “Con el 29% de los votos nos lanzamos en coalición con un BNG que aquel momento fue leal, apostamos por un proyecto global; llegamos a un Concello con una elevadísima deuda y en plena crisis, pero ilusionamos”. Caballero indicó que “hubo cambios políticos en la Xunta con un giro claramente hostil”.
En 2011 vuelve a hacerse con la Alcaldía, tras unas elecciones donde el PSOE experimentó una importante subida,  aunque continúa siendo la segunda fuerza de la ciudad. Logró gobernar en minoría, con apoyo del Bloque Nacionalista Galego que en esta ocasión no entró en el gobierno. Para el alcalde fue un mandato en solitario donde defendieron “un proyecto de ciudad sin demagogia, ni sectarismo; abierto e integrador”, afirmó.  
Entre los logros de esta segunda etapa, el regidor señaló la consecución de la deuda cero o las humanizaciones como herederas del plan de inversiones de Zapatero. “Es una forma distinta de hacer política municipal, desde la cercanía, con un diálogo permanente”, recalcó un Caballero, que explicó así cómo en 2015 logró la mayoría absoluta en su tercer mandato, del que este sábado alcanzo su paso de Ecuador: “En estas elecciones sucedió un fenómeno nuevo, la participación de las fuerzas políticas emergentes en un proceso debilitador de las políticas municipales, donde solo Vigo mantiene la estabilidad, convirtiéndose en referente”.
En este contexto se alcanza el 2017 “con más bríos, más ganas y más fortaleza que nunca; con una ciudad que sabe lo que quiere y que lo manifiesta cada día”, sentenció.n