VIGO

El Sergas acepta negociar a una semana de la huelga sanitaria

Los delegados sindicales protagonizaron ayer una concentración y un encierro en el edificio del Sergas de García Barbón

Delegados sindicales del área sanitaria de Vigo se concentraron ayer ante el Nicolás Peña.
Delegados sindicales del área sanitaria de Vigo se concentraron ayer ante el Nicolás Peña.
El Sergas acepta negociar a una semana de la huelga sanitaria

nnn Delegados sindicales de CCOO, CIG, CSIF, SAE, SATSE y UGT protagonizaron ayer un encierro en el edificio administrativo del Sergas en la calle García Barbón para exigir "la devolución de los derechos arrebatados"; mientras que otro grupo de trabajadores sanitarios se concentraron en el hospital Nicolás Peña con el mismo fin.
Ambas protestas pretendían forzar un calendario de negociación "real" con la administración pública para conseguir la recuperación de los acuerdos laborales y retributivos "suspendidos desde hace años", como explicó el presidente de la junta de personal del Chuvi, Ángel Cameselle. Los participantes también quisieren mostrar el apoyo de la plantilla viguesa a la huelga general de la sanidad convocada en Galicia por estos sindicatos los días 2 y 3 de noviembre.
El encierro se iba a mantener hasta el lunes pero se suspendió a mediodía después de que la directora de Recursos Humanos del Sergas, Margarita Prado, anunciase su intención de sentarse a negociar.
En la protesta del Nicolás Peña, la presidenta de la comisión de centro del Chuvi, María José Diéguez (CCOO), exigió un calendario de recuperación de los acuerdos laborales "recortados hace años".
Los sindicatos aluden a las retribuciones en el ámbito de la Atención Primaria, al desarrollo de la carrera profesional, a la recuperación del cien por cien del complemento de incapacidad o al mantenimiento de las áreas sanitarias actuales, entre otras cuestiones.
Diéguez acusó al Sergas de "sentarse a negociar pero sin poner las cosas sobre la mesa", un punto en el que ha coincidido con Malules Carbajo, de Satse, que habló de "promesas falsas" y recordó que en tiempos de crisis aceptaron los ajustes pero “con el compromiso de que todo lo robado se iba a revertir" al mejorar la situación económica. Insistió en que el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, "no hace más que decir que la situación" ha mejorado y piden a las empresas que suban los sueldos, mientras los trabajadores de la sanidad no ven retornados sus derechos laborales, por lo que se han visto abocados a convocar el paro tras varias "reuniones inútiles". "La solución es bien fácil porque no pedimos nada extra, pedimos lo que nos han quitado y nos vemos abocados a esta situación", concluyó.
Manuel González Moreira (CIG) comentó, por su parte, que lo único que buscan estas reivindicaciones es que "se cumpla la legalidad de los acuerdos que fueron negociados en su día y que están publicados en el Diario Oficial de Galicia", a pesar de que luego fueron "sustraídos de los derechos". Por otro lado, exigió que los presupuestos autonómicos incluyan partidas que hagan viable la negociación.
Por último, Xosé Lois Martínez, de CSIF, reclamó que se retome el plan de desarrollo de la Atención Primaria puesto en marcha en el año 2008 para "desatascar los hospitales" y censuró que el Sergas se convierta "en eterno deudor de sus propios empleados".
Al margen de esto, la coalición formada por Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) en Galicia y O`Mega habían convocado hace tiempo a su vez una huelga para  los días 2 y 3 de noviembre con el objetivo de "recuperar la carrera profesional" y prevén que la protesta sea indefinida a partir del 4 de noviembre.n