BALONCESTO

San Valentín premia al líder

El equipo que llega al último tercio de LF2 comandando la tabla del grupo A, como el Celta Zorka, acaba primero 

La céltica Minata Keita, en el Top Ten de puntos, rebotes y tapones en las estadísticas federativas.
La céltica Minata Keita, en el Top Ten de puntos, rebotes y tapones en las estadísticas federativas.
San Valentín premia al líder

San Valentín prima, y premia, al líder del grupo A de la Liga Femenina 2. Así lo recoge la historia, que mima al Celta Zorka, actual primer clasificado desde el pasado 21 de octubre, ciando se encaramó al liderato en la cuarta jornada. 
La estadística no miente. Nueve de diez equipos que alcanzaron tan enamoradiza fecha comandando la tabla clasificatoria en el actual formato de grupo de catorce equipos (26 jornadas), se proclamaron campeones de esa fase regular, en el grupo A, y acudieron a los play-offs (hasta 2005) o a la fase de ascenso (de 2006 en adelante) en calidad de primer clasificado.
Al-Qázeres (2003, 2012 y 2016), Canoe (2004), Extrugasa Vilagarcía (2006), Badajoz (2007), Pío XII Santiago (2008), Caja Rural  Zamora (2011) y Aros León (2017) llegaron a la decimoctava jornada en ventaja y terminaron por ganar el grupo A. Solo el Uni Ferrol, en 2005, se dejó el liderato en el camino de las seis últimas jornadas ante el Rivas, que iba una derrota por debajo cuando se cumplían dos tercios del campeonato. La excepción que confirma la regla.
La competición se ha complicado porque el Maquinaria Durán de Lugo (escuadra con experiencia en cuatro fases de ascenso) ha sabido fichar y amenaza a los equipos que figuran en puestos de clasificación para la fase de ascenso (26 al 29 de abril), mientras que el Kemegal Cortegada arousano, que ha jugado tres fases de acceso a Liga Femenina 1, también quema sus opciones de dar caza al cuarto.
El Celta Zorka, que comanda la Liga, tiene ocho fechas por delante con alguna complicación puntual fuera (Vilagarcía, jornada 23) y dos retos en casa ante GDKO y Barça CBS, segundo y cuarto, respectivamente (jornadas 20 y 22), pero su calendario final es muy placentero al medirse en los tres últimos fines de semana a Gijón, Segle XXI y Universidad de Oviedo.
Las quince victorias celestes son habituales a estas alturas para el líder del grupo A. Las de Cristina Cantero cuentan con un balance de 15-3, el mismo que el Al-Qázeres extremeño en 2003, el de Badajoz en 2007, Pío XII en 2008, Caja Rural en 2011 y Al-Qázeres de nuevo en 2012. Ferrol (2005) iba mejor (18-0) pero no acabó campeón de grupo, mientras que Extrugasa (2006), Al-Qázeres (2016) y Aros León (2017) rubricaban una serie de 17-1. El Canoe madrileño, en este grupo A en 2004, se plantó en los cruces por el título con una marca de 16-2.
Con la historia a favor para adjudicarse el primer campeonato regular de su trayectoria en la categoría de plata (juega en la LF2 desde 2012), el quinteto céltico también sabe que ese nueve de diez opciones de ser primero se convierten en una fiabilidad del 100% a la hora de referirse al billete para la fase de ascenso: ningún equipo extravió su pase a la final entre ocho equipos que decide los dos ascensos de categoría. 
No obstante, entrar en la fase, lo que matemáticamente puede producirse en un mes -a falta de tres o cuatro jornadas-, no garantiza el ascenso a la élite. Más bien puede calificarse de lotería: Canoe (2004), Rivas (2005), Extrugasa Vilagarcía (2006), Badajoz (2007), Caja Rural Zamora (2011) y Al-Qázeres (2017) fueron campeones del grupo A y en la fase sí obtuvieron plaza para la LF1. Un 60%, porque las cacereñas en las otras dos experiencias, el Pío XII compostelano y el Aros leonés hace un año fallaron. n