VIGO

Sabotea el motor del camión de un compañero de trabajo

 La Policía Nacional detuvo  a un hombre al que le atribuyen un supuesto delito de daños, por sabotear el camión de un compañero de trabajo, al que ocasionó daños por valor de unos 2.000 euros.

En la operación de la Guardia Civil detuvieron a dos hombres.
En la operación de la Guardia Civil detuvieron a dos hombres.
Sabotea el motor del camión de un compañero de trabajo

Por su parte, la Guardia Civil detuvo a dos hombres, uno de Cangas y otro de Cesantes, a los que se les atribuye les atribuye la comisión de 12 robos de gasoil en distintos municipios.   
En el primero de los casos  la investigación se inició la pasada semana, cuando un camionero denunció que había sido víctima de un sabotaje. Tal y como relató, había dejado su camión estacionado en una nave en la zona del Meixoeiro y, cuando lo recogió al día siguiente, el vehículo comenzó a fallar y se detuvo en la avenida de Castrelos, después de haber recorrido unos pocos kilómetros. El camionero llamó a la empresa para que avisase a un mecánico que, una vez revisado el vehículo, le confirmó que alguien había vaciado un aditivo en el depósito de gasoil, causando daños en el sistema de inyección y en el motor. Además, según pudieron comprobar los agentes de Policía, el tapón del depósito tenía marcas, que podrían deberse al uso de alguna herramienta para forzarlo. Siguiendo estas pistas, la Policía dio con el presunto autor de los hechos, otro chófer que trabaja en la misma empresa que el conductor perjudicado.
Por su parte, la Guardia Civil detuvo a dos vecinos de Cangas y Cesantes,  como supuestos autores de varios delitos de robo de gasoil y baterías de camiones,  en distintos puntos de la provincia. Las grabaciones de las cámaras de video-vigilancia de la empresa facilitaron datos que, aún sin ser de especial relevancia debido a la deficiente resolución de las imágenes, permitieron establecer una línea de investigación para el esclarecimiento de los robos. Desde el mes de octubre del año pasado se les atribuye la autoría de un total de 12 robos cometidos en distintos municipios de la provincia: 5 en Vilaboa , dos en Pontecaldelas, en Poio y en Marín, y uno en Moaña  y Cangas. El montante de lo sustraído asciende 1.780 litros de gasoil y 33 baterías de camión.