VIGO

Quesada, desde la familia al mundo

Se cumplen tres años de la muerte del artista y la sala de exposiciones del teatro García Barbón acoge la primera retrospectiva que se le hace a título póstumo, donde muestra su evolución más visible y la más íntima

Teruca Cendón presentó la exposición en presencia del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; el presidente del Parlamento de Galicia, Miguel Santalices y del presidente de Afundación, Miguel Ángel Escotet
Teruca Cendón presentó la exposición en presencia del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; el presidente del Parlamento de Galicia, Miguel Santalices y del presidente de Afundación, Miguel Ángel Escotet
Quesada, desde la familia al mundo

 Antonio Quesada fue uno de los grandes artistas contemporáneos de Galicia. Ayer, tres años después de su muerte, Teruca Cendón comisaría la primera exposición retrospectiva a título póstumo, “Dende o sentimento”. Organizada por Afundación y con la colaboración de Zona Franca, la Consellería de Cultura y la Fundación Celta de Vigo, recoge una selección de 32 obras que muestran la evolución técnica y estilística del artista. La comisaria propone cuatro itinerarios: el de la evolución, donde muestra cómo su estilo se transformó desde la figuración hasta una abstracción casi total; la sala velazquiana, donde se rinde homenaje al artista que más le impactó; la del color, donde se recrea en la riqueza cromática de sus cuadros y finalmente, la ourensanía, el espacio dedicado a su ciudad natal: “Aunque escogió Vigo para vivir, este es el subconsciente de Antonio Quesada”, afirmó Cendón. 
Su familia colaboró de forma directa en el proyecto y ayer, en la presentación previa a la inauguración, dieron rienda suelta a la emoción  que les provoca esta iniciativa. “Es un orgullo esta exposición porque supone toda una vida de esfuerzo; ver su obra es ver a mi padre vivo, sentir su alma”. Así, la primogénita e ilustradora, Mª Fe, reconoció no poder elegir entre los cuadros un favorito, “cada uno representa un momento de su vida”. Opinión que comparte su hermana Alicia: “Es imposible; cada cuadro es un sentimiento; me identifico con todos”.
Antonio, el médico que comparte la pasión por el arte con su padre a través de la escultura, destaca el cuadro en ocre de la Ponte Nova de Ourense: “Representa muy bien la época de postguerra en la ciudad que vivió mi padre; fueron unos tiempos duros que simboliza el cielo negro, pero de donde salió toda una generación de grandes artistas y escritores, el valor de la ciudad”.
Para Humberto es “Génesis”, la  obra que más le dice de su progenitor: “Cuando pintaba entraba en un trance artístico, sus cuadros eran muy complejos y se obsesionaba hasta que no resolvía la composición y lograba un contenido equilibrado; en “Génesis” refleja todos sus logros, su vida intensa, su temperamento”.
Héctor no puede elegir: “Cada cuadro representa una escena, una lucha con la técnica y progreso constante; es muy difícil quedarse con una”.
Antonio Quesada pintaba solo, con la música puesta. Pero había una persona que siempre era bienvenida en el estudio, Iris, su nieta, también artista, al que llamaba cariñosamente Kikiña: “Yo fui una privilegiada, tuve la oportunidad de que me diese clases y me explicase la técnica; me decía que no tuviese miedo a dejar el pincel libre; me enseñó la dimensión de la pintura”, apunta Iris, quien aún recuerda el olor aguarrás del estudio.
Como familia todos consideran que este es el inicio de la reivindicación de Antonio Quesada como artista: “En vida fue muy querido, ahora tiene que ocupar el lugar que le corresponde”, afirman.

inauguración
La inauguración tuvo lugar ayer en la sala de arte del teatro García Barbón. Acudieron el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo; el presidente de Afundación, Miguel Ángel Escotet; el presidente del Parlamento gallego, Miguel Santalices; la subdelegada del Gobierno, Ana Ortiz; la presidente del Real Club Celta, Carlos Moruiño o la delegada de Zona Franca, Teresa Pedrosa. En su intervención, Feijóo dijo del virtuosismo de Quesada “halló en el paisaje la libertad que no encontró en otros géneros, se convirtió en uno de los paisajestias más importantes por su estilo subjetivo e inconfundible”.