VIGO

Un proyecto artístico "recupera" la Panificadora

Las hermanas viguesas Yarza, artistas afincadas en Londres,  crean una marca basada en el emblemático edificio

Las hermanas Marta y Eva y una muestra de su trabajo de branding.
Las hermanas Marta y Eva y una muestra de su trabajo de branding.
Un proyecto artístico "recupera" la Panificadora

 Fundadoras de la campaña Salvemos La Panificadora cuando estudiaban en Madrid, las artistas viguesas Eva (Bellas Artes) y Marta (Arquitectura Técnica)  Yarza han creado un proyecto de branding (creación de marca) basándose en este emblemático edificio para que  su recuperación no caiga en el olvido.
Conocidas artísticamente como Yarza Twins, estas hermanas residen ahora en Londres, desde donde han dado a conocer su nuevo proyecto. “Pensamos que una buena forma de promocionar la recuperación del edificio de manera más original era hacer lo que mejor sabemos hacer, un proyecto branding”, explican a este diario. Así, “nos basamos en la construcción brutalista del edificio para extraer los tubos como elemento básico, los silos, que usamos como elemento y espacio en el que jugar con los posters, tarjetas...”.
Asimismo, para hacer la tipografía, “nos basamos en la entrada de la Panificadora, creamos el abecedario completo basado en ese letrero”.
Para ellas, como viguesas, el edificio es el mejor ejemplo del pasado industrial en Vigo, “un ejemplo claro de edificio brutalista cuya belleza extraña es amada y odiada por muchos, para nosotras, su valor arquitectónico es indiscutible”.
En cuanto al futuro del inmueble, después de que haber conseguido en el pasado 5.000 firmas para salvarlo y la promesa fallida de la construcción de la Biblioteca Estatal, aseguran no querer imponer un uso, “pues no estamos en conocimiento, ni en posición de decidir tal cosa, tan sólo pedimos que se respete el edficio íntegro, que se rehabilite y que se dé u uso social, público, para los vigueses”.
Ambas se muestran esperanzadas en que “con la de cambios que ha habido en Vigo desde hace cinco años, eso se haga posible”.
Marta y Eva creyeron un día en que en sus manos y en el de los vigueses estaba la posibilidad de cambiar el destino de un edificio que, de momento, no ha conseguido recuperarse. “Desgraciadamente en Vigo se han tirado muchas joyas, pero nos inspira ver que el afán conservacionista esta haciendo más eco en la ciudad”, aseguran. Estas gemelas consideran que “tenemos una ría imprensionante y Vigo podría llegar a ser un verdadero referente internacional, confiamos en que así sea”. Su trabajo sobre la Panificadora, de momento, ya ha sido recogido por algunas publicaciones de artes.n