VERANO

Pontevedra: orejas, rabo y ¡olé!

Tras años de bajada en las cifras de asistencia la plaza de toros de la ciudad vecina eleva de nuevo la cifra de asistentes, en torno a 5.500, pero aún lejos de aquella época en la que el aforo se completaba; los políticos también se alejan

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, el fin de semana pasado en la plaza de toros de Pontevedra.
La presidenta del Congreso, Ana Pastor, el fin de semana pasado en la plaza de toros de Pontevedra.
Pontevedra: orejas, rabo y ¡olé!

La ciudad del Lérez pone fin este domingo a las únicas corridas de toros que se celebran en toda Galicia cada año. Este es el primero en el que tras el periodo de crisis económica ha vuelto a subir la asistencia a la plaza de San Roque. Queda lejos ya en el tiempo aquella época en la que el coso colgaba el cartel de aforo completo. Los aficionados al toreo ocuparon el pasado fin de semana tres cuartas partes del tendido, y se calcula que repitan el domingo. El año pasado no llegaba a la mitad.  
La taurofilia invade cada año Pontevedra, que aprovecha la advocación mariana de la Peregrina para festejar la muerte de los astados: solo en dos ocasiones se le ha concedido el indulto al reo (2003 y 2009). 
Cuentan los que saben de este arte que este año se ha mejorado la cifra de asistentes gracias a la mayor popularidad de los toreros contratados. Los datos muestran que se vendieron más localidades libres y que se reducieron los abonos. Las peñas oficiales continúan acudiendo a la plaza con sus colores emblemáticos.
El sábado torean en el coso de San Roque Diego Ventura, Antonio Ferra y "El Fandi" y el domingo Morante, Talavante y Cayetano, algunos de ellos reconocidos en el papel couché.
Quienes cada vez acuden menos a este acto social son los políticos, conscientes de que el toreo goza cada vez de menor popularidad. La semana pasada se dejaron ver en la plaza de Pontevedra la pontevedresa presidenta del Gobierno, Ana Pastor o el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda. En el campo empresarial, acudió Nuria González, mujer del empresario vigués Fernando Fernández Tapias, que en esta ocasión eludió la sesión, junto a su hijo. Entre el público también se sentó la modelo Sonia Moldes, expareja del Conde Lecquio. Como un aficionado más se sentó en las gradas exalcalde de Ponte Caldelas, Perfecto Rodríguez
Los pontevedreses resisten a la marcha de la fiesta nacional, de España pese a ser gobernados por el BNG, a pesar de que la otra ciudad que contaba con plaza, A Coruña, acabase con la tradición en 2005 por decisión del gobierno de Xulio Ferreiro, que dio por concluidas las subvenciones al toreo.
La lidia en Pontevedra siempre va unida a las protestas que organizan sus detractores. Un año más, diversos colectivos sociales marcharán por el centro de la ciudad bajo la batuta de Touradas fóra de Pontevedra. El objetivo, que el Concello no financie esta fiesta con dinero público.
De momento la fiesta resiste a los envites sociales y políticos y son muchos los que este sábado y domingo acudirán a la plaza de Pontevedra a cantar los ¡olé! a las verónicas, orejas y el rabo.n