VIGO

Policía y Guardia Civil vigilan la presencia de nuevos pandilleros

Detectan la existencia de grupos muy heterogéneos de jóvenes creados en redes sociales

Imagen de un acto vandálico en Coia en Reyes, con la quema de motos.
Imagen de un acto vandálico en Coia en Reyes, con la quema de motos.
Policía y Guardia Civil vigilan la presencia de nuevos pandilleros

n n n  La desarticulación el pasado año de un grupo de jóvenes vinculados a supuestas agresiones en A Ramallosa y otro tipo de conductas delictivas activó la alerta de las Fuerzas de Seguridad. La presencia de la banda “Chukis” en el área de Vigo ha obligado a Policía y Guardia Civil a montar un dispositivo especial de vigilancia  tras detectarse otros grupos de nuevos pandilleros que se forman mediante contactos por las redes sociales.
Fuentes de la investigación confirmaron que hace unos meses la Policía Nacional recopiló toda la información referente al grupo desarticulado y a las detenciones posteriores ocurridas en la ciudad por presuntos miembros de la banda para iniciar una ofensiva dirigida a la prevención de posibles actos delictivos.
De forma paralela, la Guardia Civil, que ya advirtió de sus sospechas sobre la existencia de al menos otro grupo en la ciudad, mantiene un especial control a determinados grupos de jóvenes que se mueven en determinados ambientes para evitar enfrentamientos así como robos con violencia o arriesgadas “quedadas”. 
De las vigilancias e investigaciones llevadas a cabo hasta la fecha se ha podido determinar que  las nuevas bandas son muy heterogéneas, formadas por jóvenes de muy diversa procedencia, algunos de los cuales estudian en institutos y otros carecen de actividad conocida y con edades desde los 16 hasta más de 20, que llegan a encontrarse bien en un lugar de salida nocturna común, bien a través de contactos en las redes que derivan en grupos de whatsapp.
Si bien la idea de banda se ha vinculado tradicionalmente a una idea exportada de Latinoamérica,  los agentes han detectado también grupos locales, aunque por el momento no se les han atribuido actividades delictivas.
La sospecha es que detrás de algunos actos vandálicos podrían estar estar grupos de jóvenes organizados. Este es el caso de los daños causados en decenas de vehículos durante el verano pasado en la zona de A Seara, donde por dos fines de semana consecutivos, los coches aparcados aparecieron con espejos retrovisores rotos y carrocería rayada.
No obstante, se tratan de casos aislados y la labor que se está realizando es la de prevenir y vigilar para evitar que situaciones como las vividas en A Ramallosa y en el  centro de Vigo con diversos robos con violencia, puedan volver a repetirse.
Las detenciones evitaron, de hecho, las agresiones multitudinarias que se habían registrado tiempo atrás y las “quedadas” para enfrentamientos.

Queman dos motociclietas la noche de Reyes en Coia

Dos motocicletas ardieron por completo en la noche de Reyes en un incendio cuyo origen y autoría se desconoce por el momento.
Los dos vehículos se encontraban aparcados junto a un edificio cuando fueron pasto de las llamas.
De la incidencia que tuvo el fuego quedaron las marcas del mismo que afectó a la fachada llegando incluso el humo hasta la cuarta planta.
Se desconoce por el momento qué es lo que ocurrió y se investiga si pudo ser fruto de un acto vandálico.
Durante el año pasado, los actos vandálicos que acabaron juzgados como delitos de daños por su relevancia superaron la treintena, la mayoría referente a daños en vehículos, mobiliario urbano o en establecimientos e incluso ligados a otros delitos como el robo.
En cuanto a las agresiones o lesiones, otro de los mayores   incidentes que se producen en el seno de las bandas consideradas violentas, los delitos durante el año pasado fueron los más numerosos entre los asuntos de los juzgados penales.
En concreto, las lesiones dolosas y maltrato originaron más de 200 causas penales a lo largo de todo el 2016.
 Los robos con violencia o intimidación, delito que también se integra en los grupos organizados  reconocidos como criminales rozaron los cuarenta  asuntos tramitados en los juzgados penales.n