VIGO

La plaza de América se inspira en la Columbus Circle de Nueva York

Comenzaron las obras que quieren conquistar espacio peatonal de calidad con una inversión de 1,4 millones. A la nueva rotonda transitable se accederá por tres pasos de peatones 

Las obras de la plaza de América comenzaron ayer y tienen 8 meses de plazo de ejecución.
Las obras de la plaza de América comenzaron ayer y tienen 8 meses de plazo de ejecución.
La plaza de América se inspira en la Columbus Circle de Nueva York

 La plaza Columbus Circle de Nueva York, la Logan Circle en Washington, Schuman Round en Bruselas, o la Rotonda Boavista en Oporto han sido la inspiración del proyecto de reforma de la plaza de América. Las obras, que realiza Civis Global, empezaron ayer y el Concello invertirá 1,4 millones de euros.

El proyecto se define como "un paso ambicioso hacia la conquista de espacio peatonal de calidad, sostenible y con respecto a las señas de identidad". 
La nueva rotonda transitable pretende mejorar la comunicación peatonal y crear una zona que mejore el tránsito entre calles que se encuentran en lados opuestos de la plaza.
Así, el acceso al interior de la rotonda se realizará a través de tres pasos de peatones, que se beneficiarán de las paradas que ya existen frente a los actuales semáforos, que seccionan la rotonda en tramos. 
Los accesos peatonales serán Florida y Castelao, que confluyen en una gran isleta, la cual  recoge otro de los monumentos que componen el escenario de Porta do Atlántico, y desde este gran espacio se accedería a la plaza. Otra isleta de acceso sería la que se encuentra en López Mora, y el tercer acceso se realizaría directamente desde la acera perimetral en la confluencia de Fragoso y Castrelos. 
En la búsqueda de la reordenación del espacio equitativa para viandante y vehículo, se mantienen los cuatro carriles existentes de circulación y se organizan. Así, la propuesta conseguirá ampliar el anillo exterior de la rotonda a 50 metros de diámetro conquistando un espacio público, peatonal, de estancia y sostenible, ganando una nueva gran plaza pública de referencia. En el anillo exterior se proyectan tres bandas de zonas ajardinadas, que de forma gradual crecen en altura a medida que se separan del tráfico. En el anillo interior, una fuente rodeará el jardín y ayuda a amortiguar el ruido del tráfico, en forma de gradas decrecientes que acaban en una lámina de agua a la altura de los pies.

El proyecto destaca que "esta solución no es solo estética, sino que procura que en el interior de la rotonda el sonido del agua y la barrera de vegetación refugien al transeúnte de la contaminación de vehículos, del ruido y ofrezca total seguridad con la separación del vehículo, creando una nueva zona de encuentro y de recreo de los vecinos y visitantes".
El monumento de Porta do Atlántico de Silverio Rivas se mantiene en su ubicación tanto en planta como en altura. n