VIGO

Otoño en la playa a 28 grados

El famoso "veroño" es una realidad en octubre, con temperaturas que superan las de la primera quincena de septiembre, todavía en verano, y sin que caiga una sola gota. Otra semana de post-veraneo otoñal.

Ambiente clásico veraniego en la playa de Samil, ayer a las cinco de la tarde.
Ambiente clásico veraniego en la playa de Samil, ayer a las cinco de la tarde.
Otoño en la playa a 28 grados

Vigo marcó ayer 27,7 grados de máxima, que no es la temperatura más alta de un mes que ha rozado los 29 la pasada semana, pero suficiente para recuperar el ambiente veraniego que no ha terminado de irse, pese a que la primera quincena de septiembre comenzó con un bajón  térmico, dato confirmado por Meteogalicia. El buen tiempo, que se alarga desde que se inició el mes de octubre, permitió ayer la vuelta a las playas, donde la sensación térmica se mantuvo en torno a 28 grados durante las horas centrales del día. La temperatura del mar también acompaña al alcanzar los 18 grados, frente a los gélidos 15 de buena parte del verano debido al fenómeno del viento del Norte, que empuja las capas de agua de la superficie hacia el fondo,  aflorando las más frías de las capas profundas. Todo ello lleva a que el baño en las Rías Baixas, desde Vigo hasta Muros, resulta toda una experiencia.
Septiembre fue un mes muy seco en Galicia, en especial en las Rías Baixas, en donde hubo zonas en las que no llovió en todo el período. En Vigo, apenas 21 litros durante el pasado mes en cinco días de precipitaciones, frente a los 32 de media de Galicia. Pero en octubre, ni una gota y las previsiones son que seguirá el tiempo seco y caluroso al menos hasta dentro de una semana. Afecta a las reservas de agua, que han comenzado a menguar y Eiras y Zamáns se colocarán en el 50 por ciento a lo largo de la próxima semana, lo que ya ha obligado a reducir los baldeos como primera medida ante la pre-alerta de sequía . 
En todo caso, anotar que septiembre dejó valores medios de precipitación un 62% por debajo de lo que cabría esperar para esta época del año. Y como dato más llamativo, temperaturas más bajas que las recogidas en octubre, donde ya en dos jornadas el termómetro se ha acercado a los 30 grados. Ayer, con casi 28 y la pasada semana con 29. El primer mes de puro otoño mejora al último del verano, que fue frío.
En definitiva, según señalaba ayer el informe de la agencia meteorológica gallega,las lluvias en general han sido escasas debido, en gran parte, a que el mes de septiembre estuvo condicionado por las altas presiones cerca de las Islas Azores, que apenas consiguieron frenar los frentes atlánticos y tocaron Galicia muy debilitadas y solo en la zona norte. Para los próximos días, un panorama similar, lo que invita a más días de playa y sol de "veroño".n