VIGO

Operativo especial contra el ‘pirómano de coches’

Policía Científica e investigadores preparan un dispositivo para detener al autor de las quemas intencionadas en Casablanca

Imagen del estado en el que quedó uno de los coches calcinados el pasado día 1.
Imagen del estado en el que quedó uno de los coches calcinados el pasado día 1.
Operativo especial contra el ‘pirómano de coches’

Con siete coches calcinados por las llamas y otros tres con diferentes daños, los dos ataques  vandálicos registrados en menos de un mes en el barrio de Casablanca han dejado de ser una  gamberrada para convertirse en una prioridad policial.
Policía Científica e investigadores preparan un operativo especial para poder atrapar al conocido ya como “pirómano de los coches”, mientras recaban todo tipo de pistas y pruebas que puedan llevar a su identificación. Los agentes no descartan que pudiera volver a actuar al tratarse, creen, de una persona que disfruta con el fuego por lo que se sospecha que cuando ocurrieron los hechos, debía estar muy cerca de la zona para contemplar las llamas.
Tras analizar el ‘modus operandi’ de los dos siniestros nocturnos ocurridos el  12 de noviembre y el 1 de diciembre, ni la Policía ni los bomberos tienen dudas de que ambos son obra de la misma persona, alguien que calcula sus ataques y que podría utilizar sustancias de retardo para que los incendios se produzcan de forma casi simultáneo en calles muy cercanas.
El hallazgo de gasolina y bolsas de basura debajo de los asientos en uno de los casos así como la rotura de la luna trasera en otro muestra el pirómano sabe cómo prender fuego y mantenerlo vivo hasta la llegada de los efectivos.
El fuego, que mantuvo en jaque a los bomberos, Policía Local y Nacional durante dos noches, llegando incluso a hacer actuar a una patrulla con su propio extintor de coche, consiguió ser extinguido sin que se produjeran daños personal ni afectara a ningún edificio a pesar de la cercanía de los vehículos afectados con los bloques de viviendas, en pleno centro.
Los dos ataques se produjeron en  el mismo entorno del barrio de Casablanca. Dos veces en las calles Cuba y México, así como en Vázquez Varela y Guatemala.
  La Policía también sospecha que este pirómano podría ser también el autor del incendio de varios contenedores de madrugada ocurrido en el mes de agosto entre las calles Serafín Avendaño y Rosalía de Castro. El hecho de que el fuego en aquella ocasión también fuera intencionado y se diera de forma simultánea en varios colectores ha vinculado los tres ataques, que han dejado de ser hechos vandálicos aislados para convertirse en nexo de una misma investigación.
La preocupación entre los vecinos de la zona, que temen unas consecuencias peores de haber un nuevo suceso, ha llevado a la Policía a centrarse en este asunto, que cobra especial relevancia en los próximos días. La cercanía de las fechas navideñas incrementa la vida nocturna en la ciudad, lo que agravaría el peligro de este tipo de acciones que podrían llegar a causar daños personales, lo que se está intentando evitar.n