VIGO

El Ministerio de Ciencia aboga por potenciar la transferencia

Andina, Pérez, Reigosa,  Riesgo, Michinel y J. L. Míguez.
Andina, Pérez, Reigosa, Riesgo, Michinel y J. L. Míguez.
El Ministerio de Ciencia aboga por potenciar la transferencia

La directora general de Investigación, Desarrollo e Innovación del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, Teresa Riesgo, defendió ayer en Vigo la necesidad de potenciar el papel de las Oficinas de Transferencia de Resultados,  OTRIs, tanto de las universidades  como de cualquier otro organismo de investigación (hospitales, fundaciones, centros tecnológicos, etc) como una de las principales estrategias para favorecer la transferencia. Lo hizo en la Escuela de Ingeniería Industrial donde impartió la conferencia “La transferencia del conocimiento: próximo reto europeo”, una intervención en la que estuvo acompañada por el rector de la Universidad de Vigo, Manuel Reigosa; la vicerrectora de Transferencia,  Consuelo Pérez y el director de la Escuela de Ingeniería, Juan Pardo.
Catedrática de Tecnología Electrónica en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la  Universidad Politécnica de Madrid, donde dirigió el Centro de Electrónica Industrial, Teresa  Riesgo cuenta con una “más que solvente” carrera investigadora, tal y como destacó el rector durante su presentación. Reigosa dijo que “siempre es una buena noticia cuando el Estado capta para sus gobiernos personas que saben, que son cocineros antes que frailes”, y añadió que “en el ADN de la Universidad de Vigo siempre estuvo la transferencia” y esa apuesta parece que en estos momentos está siendo reconocida tanto a nivel estatal como europeo. Durante su charla, a la que asistió un destacado número de miembros de la comunidad universitaria, la directora general lamentó que en los últimos años hubo sitios en los que las  OTRIs estuvieron “absolutamente abandonadas”, dándose casos de organismos en los que trabajan alrededor de mil investigadores y tienen una única persona contratada en  esta oficina, algo que calificó como “tremendamente problemático”. Desde su punto de vista, deberían ser el gran interfaz entre lo científico y el mundo exterior, “el mundo en el que puedes desde vender la tecnología, hasta licenciarla, patentarla, montar una empresa...”, subrayó la representante del ministerio, quien no dudó en recalcar a los asistentes la importancia de que sea una persona especialista en estos temas la que ayude al investigador determinar lo que es más conveniente hacer en cada caso, pues no hay que olvidarse de que no todas las tecnologías ni todos los desarrollos están hechos para montar una em presa o patentarlos, las posibilidades son múltiples.  Riesgo defendió como “básico para lograr la transferencia” ese conocimiento del que disponen en las  OTRIs, un conocimiento que incluye tanto al comprador cómo a la propia institución.n