VIGO

El mayor parque empresarial de Galicia estará en marcha en 2019

El Puerto Seco vigués ya tiene accesos desde la A-52  y abrirá su primera fase de 200.000 metros pero falta aún el permiso de la Confederación Hidrográfica. Conserveras y frigoríficos, entre los primeros interesados en instalarse en la plataforma logística.

La autovía desde la A-52 al Puerto Seco o Plisan ya está lista para su utilización. En la foto, el enlace en la salida 291 Lira-Plisan.
La autovía desde la A-52 al Puerto Seco o Plisan ya está lista para su utilización. En la foto, el enlace en la salida 291 Lira-Plisan.
El mayor parque empresarial de Galicia estará en marcha en 2019

nnn El Puerto Seco de Vigo o Plisan (Plataforma Logística de Salvaterra-As Neves), el mayor parque empresarial de Galicia, es un proyecto conocido y mil veces anunciado que ahora parece tomar forma definitiva y que en 2019 abrirá en su primera fase, con unos 200.000 metros netos -500.000 brutos, hay viales y zonas con otros usos-  de los casi tres millones previstos por las tres entidades promotoras, Autoridad Portuaria de Vigo, Zona Franca y Xunta a través de la Consellería de Infraestructuras. Ya están realizándose las gestiones administrativas para empezar a comercializar el suelo el antes posible, ya que está acreditado el interés empresarial. 
Después de muchos planes, ya hay realidades tangibles con el Puerto Seco de Vigo: los accesos en autovía desde la A-52 están terminados y también finalizadas las obras de infraestructuras de sistemas generales, que incluyen saneamiento y abastecimiento, entre otros, con una inversión de 11,33 millones de euros que asumió el Gobierno gallego. El calendario que ahora se maneja, siempre con retrasos, apunta a que el próximo verano tendría que estar en marcha.
Sin embargo, no todas las noticias son positivas y de nuevo hay permisos que se demoran, en concreto de la Confederación Hidrográfica del Miño Sil. A estas alturas ya tendrían que haberse iniciado hace meses las obras de ejecución de obras de la Estación de depuradora de aguas residuales (EDAR) para la primera  fase, esencial para poder urbanizar las parcelas. La actuación exige un desembolso de 3,13 millones de euros, que también aporta la Consellería de Infraestructuras, pero aunque el proyecto está redactado, se encuentra todavía pendiente de inicio las obras de construcción de la autorización de la Confederación Hidrográfica del Miño Sil.
 Desde la misma Consellería se explica que también ha sido licitada por el IGVS (el instituto gallego de suelo) la estación de tratamiento de aguas potables ( ETAP) para la primera fase con una inversión: 6,29 millones de euros. Como en el otro caso, se encuentra pendiente de adjudicación y de autorización de la Confederación Hidrográfica.
 Por su parte, Zona Franca se encargó de la obra más compleja, la urbanización interior de la zona Logística Empresarial (LEE, la primera que se pone en el mercado). El consorcio vigués destina un total de 12,26 millones de euros. Contempla la urbanización de una superficie de 536.548 metros de los que 206.714 corresponden a parcelas de uso lucrativo y 65.860 a equipaciones. El resto corresponde a viales, aparcamientos, espacios libres y zonas verdes. Una vez más, el inicio de la parcelación está pendiente de la Confederación Hidrográfica. Desde 2015 se abonaron más de 14,3 millones de por ejecución de cerca de 3.600 sentencias del Tribunal de Galicia y por mejoras de justiprecios.