ÁNGEL PICHEL MÉDICO DE URGENCIAS, PRIMERO EN LLEGAR AL ACCIDENTE

"Lo más fuerte fue la imagen del tren destrozado y el revuelo de los heridos"

El doctor Ángel Pichel.
El doctor Ángel Pichel.
"Lo más fuerte fue la imagen del tren destrozado y el revuelo de los heridos"

nnn Ángel Pichel, médico del equipo de Urgencias del Cunqueiro, estaba de descanso en su casa de Porriño cuando sobre las nueve de las mañana del 9 de septiembre de 2016 oyó un fuerte ruido y escuchó poco después un helicóptero sobrevolando. Fue uno de los primeros que llegó al lugar del accidente. “Yo vivo al lado del tren, que por desgracia pasa por el medio de Porriño. Escuché un helicóptero y se me ocurrió coger el móvil y en el grupo del hospital de trabajo ya ponía que hubo un accidente. No lo pensé y bajé a ver qué pasaba, me encontraba a 100 metros. En unos segundos ya estaban equipos organizados, faltaban por llegar ambulancias, y había otros compañeros médicos de Porriño. Así que estuve ayudando lo que pude, sobre todo nos pusimos a revalorar el estado de esos primeros pacientes", cuenta. 
¿Qué fue lo primero que se encontró al llegar al lugar del accidente?
En el momento te encuentras sobre todo lío, mucha gente, pero diría que organizada. En los protocolos de catástrofes aprendimos  que el que más lío hace es el herido más leve, así que lo sacas de la escena. Ves otros que no pueden caminar y a los que hay que atender para evacuar de la escena. Y  después, comenzamos a atender a los que no podían caminar. 

¿Cuál es la imagen más fuerte que le quedó de aquello?
Más fuerte era la imagen del tren destrozado  y el revuelo de la gente, pero cada uno de los que acudimos estábamos centrado en lo que teníamos que hacer, no nos molestábamos. Estaba yo de Urgencias, los de PAC de Porriño, que me conocen, y todos trabajamos al unísono.

¿Por qué cree que ocurrió el accidente? 
No lo sé. Lo que sí digo es que siendo vecinos del Porriño, todavía hoy en día cuando pasa el tren nos estremecemos. Es que no puede seguir pasando a esa velocidad y la gente se lo pregunta después. Era un viaje especial, de Vigo a Oporto con muchos extranjeros, no era como un viaje local, donde habría gente de la zona.

¿Se encontró en el primer momento con muchos heridos graves?
No, por suerte para nosotros, aunque había muchos heridos, unos 40 eran "verdes", que puede caminar, leves, patología menor, y eran la mayoría. Los que tenían traumatismos eran muchos menos, ocho o diez, y graves, los "rojos", sólo un paciente. Rápidamente se organizó el hospital aunque te piensas lo peor. Mis propios compañeros se apoyaban en mí, aunque el 061 lo hizo muy bien, para preguntarme cuántos veía graves. Y sabes que con los recursos del hospital podemos con esto y con cosas peores. Hay que apoyar a tus compañeros. Si digo que había muchos heridos graves, más compañeros volverían al hospital para trabajar aunque estuvieran de día libre. Los compañeros se fían de tu criterio.
 Usted forma parte del equipo de Urgencias del Cunqueiro, que ha sido uno de los que más críticas han sufrido. ¿Cómo está ahora? ¿Ha mejorado el funcionamiento?
De momento bien. Creo que el nuevo hospital necesita tiempo para consolidarse. El anterior hospital grande abierto en España fue el de Asturias, y pasó lo mismo. Un centro como el  Álvaro Cunqueiro necesita rodaje. Aquí se hizo algo tan difícil como  juntar dos hospitales , el Xeral y el Meixoeiro, en uno. Y en cuanto a Urgencias, no es lo mismo atender a 200 personas que a 400. Y te pueden venir todos a la misma hora. Es así como funciona, con picos de atención. Hemos constatado que los lunes hay más entradas que en un sábado o domingo, 100 más los lunes o incluso los viernes que un sábado o domingo. Entonces, hay que preguntarse si es de verdad una urgencia o nos adaptamos a circunstancias personales. Pero es así. En todo caso, se está mejorando mucho con el funcionamiento del servicio, aunque hay margen. Podría decir que el accidente del tren en Porriño de hace un año nos ayudó a mejorar el protocolo de atención a víctimas. Además, hay otros dispositivos que pronto se publicarán. n