FESTIVAL DE CULTURA URBANA

Las moutainbikes retaron un año más a la inercia en la ciudad de las cuestas

Récord de público y de seguidores en las redes con las finales de las pruebas y el descenso por el Casco Vello. Fue retransmitido a más de 100 países.

Un rider supera un obstáculo en la plaza de la Colegiata ante la mirada de los aficionados, que llenaron todos los tramos de la prueba.
Un rider supera un obstáculo en la plaza de la Colegiata ante la mirada de los aficionados, que llenaron todos los tramos de la prueba.
Las moutainbikes retaron un año más a la inercia en la ciudad de las cuestas

Vigo es una larga cuesta, casi infinita, que siempre conduce al mar, un reto para todo visitante que desee conocerla a pie. Subir hasta O Casto es todo un reto en verano, y más si se hace en las horas de pleno sol, pero si el camino se hace a la inversa y a lomos de una moutainbike, una bici de montaña, hablamos ya de un deporte de riesgo extremo. Por eso la MTB Downtow de O Marisquiño está considerada por los vigueses como la prueba estrella de este evento desde su creación, hace 17 años. Hablamos de una bajada de 1.200 metros, que atraviesa el Casco Vello, con sus calles empedradas y escaleras de vértigo, llenas de rampas para facilitar el recorrido pero, también, para darle una mayor espectacularidad, y que los mejores participantes suelen realizar en menos de 80 segundos.
La de ayer, celebrada desde primeras horas de la tarde, no fue menor en emoción y seguimiento por parte de los cientos de personas que, desafiando al sol, se apostaron en los mejores tramos, desde el Castillo de San Sebastián hasta Montero Ríos: la Praza de Argüelles, Elduayen, Praza da Constitución, Colegiata, A Pedra y Mestre Mateo, donde un miembro de la organización se apostaba con una máquina que emitía el ruido de una moto acelerada para señalar el final del recorrido. Vítores para los mejores saltos que desafiaban la inercia de las cuestas, aplausos para animar a los que se quedaban parados...

Experto del enduro


Finalmente, el premio para esta emblemática prueba fue para el rider tinerfeño Edgar Carballo González, campeón de España de Enduro en 2014.
En chicas, la ganadora fue Eva Castro Fernández, la gallega nacida en Londres y nueve veces campeona de España en 'four cross'.
Mientras la Mountainbike Dowtown se desarrollaba por el Casco Vello, a esa misma hora, miles de personas llenaba el Muelle de Transatlánticos y la zona del Náutico para seguir las finales del resto de pruebas o participar los talleres de graffiti o, simplemente, pasear para disfrutar del ambiente entre las distintas tiendas de merchandising, en la última jornada de O Marisquiño.
Esta última edición se cerró sin incidentes destacables y con una afluencia de público —aún sin cuantificar— que podría haber batido todos los records y superar los 135.000 espectadores del pasado año. Una asistencia que se vio beneficiada por la reorganización de espacios, que se ampliaron en esta ocasión a 200.000 metros cuadrados, distribuidos en cuatro áreas (Muelle Transatlánticos, zona Náutico, Tinglado y Praza da Estrela). También ha sido su edición más internacional, ya que a la presencia de un centenar de deportistas de más de 20 nacionalidades y un público procedente de distintos países hay que sumar su difusión a través de streaming y de las redes sociales, con lo que ha llegado a 100 países.