VIGO

Maersk lleva 25.000 contenedores al año a Marín pero se queda en Vigo

Dos años después de su marcha, la naviera   ha llevado a Marín el 15% del tráfico total de contenedores de Guixar, donde mantiene unos 30.000 y tiene pendiente el reinicio de su segunda línea con congelado desde Namibia  P. 2

Un buque con contenedores de Maersk operando en la terminal de Guixar.
Un buque con contenedores de Maersk operando en la terminal de Guixar.
Maersk lleva 25.000 contenedores al año a Marín pero se queda en Vigo

Cara y cruz con la compañía Maersk: dos años después de que se anunciara su salida -finalmente parcial- de Vigo hay ya un balance casi exacto de lo que ha supuesto para el puerto y la actividad comercial de la ciudad. De acuerdo con los datos que manejan operadores de la comunidad portuaria, la media ya estabilizada de contenedores que se han desviado de Vigo a Marín asciende a 25.000 al año en números redondos, lo que equivale al 15 por ciento del total de depósitos que se movían en la terminal de Guixar antes de que la empresa escandinava tomara la decisión de cambiar la Ría de Vigo por la de Pontevedra. La decisión se debió a los costes más reducidos del puerto de Marín, en especial la estiba, prácticamente inexistente en dicha rada al reducirse a apenas 10 operarios. 
Maersk amenazó con abandonar por completo su operativo en Vigo pero no ha sido así. Y ahí está la cara de la moneda: aunque nada se puede dar por definitivo, en fuentes portuarias señalan que se ha consolidado el sistema de doble escala, en Vigo y Marín, manteniéndose lo principal en Guixar, el tráfico de pescado congelado, que se mueve por contenedores con una rotación semanal que ya parece inamovible y otros 30.000 contenedores al año como mínimo. Todo ello gracias a los clientes, que exigen a la naviera poner la mercancía cerca de los frigoríficos, como Frigalsa, el mayor de Europa y que se suministra de pescado llegado desde África o América especialmente. Su presión ha sido determinante.
Las mismas fuentes también señalan que Maersk no acaba de definir una segunda arribada a Vigo que sería clave con una línea desde Namibia que también podría hacer escala en Marín. A día de hoy, dicho servicio se ha paralizado y no hay ninguna información definitiva sobre si la naviera continuará adelante con una o dos escalas o la anula. Para el puerto vigués resultaría clave para afianzar la posición de Maersk. Por su parte, Termavi, la empresa que gestiona Guixar, ha descartado volver a competir con Marín para recuperar la totalidad del tráfico en tanto las condiciones laborales -la estiba- en ambos puertos sean distintas. Marín, cuya operadora es Pérez Torres  Marítima, empresa que también trabaja en Vigo e incluso forma parte de la sociedad de estiba, pasó en dos años de mover 42.000 contenedores, en 2015, a  75.000 en 2017, con el mayor incremento de toda la red de Puertos del Estado. La gestora de la terminal marinense ha realizado mejoras e inversiones con la intención de alcanzar en 2018 la frontera de los 100.000 contenedores. 
Vigo se quedó en 2018 en 219.438 unidades en la suma de los movidos sobre ruedas y en grúa. Estos últimos sumaron 183.667, lejos de lo más de 210.000 de hace dos años debido al impacto de Maersk y el añadido de los problemas con las normas del PIF (el puesto de inspección fronterizo de mercancía en Guixar), que ha desviado unas 50.000 toneladas de pescado congelado al puerto luso de Leixoes. n