VIGO

“La leche materna es la mejor medicación, nos salvó la vida”

“La leche materna es la mejor medicación, nos salvó la vida”

 Laura Lamas es madre de una gran prematura, Andrea, que nació a las 24 semanas y pesó 650 gramos. Las dos son grandes luchadoras. La madre tiene una enfermedad rara (síndrome de Ehlers-Danlos) y le habían aconsejado que no siguiera adelante con el embarazo porque podía poner en riesgo su propia vida, pero ella llevaba ocho años intentando ser madre y decidió seguir adelante. Su hija también sufrió algunas complicaciones habituales en grandes prematuros, pasó por rehabilitación y hoy tiene 13 meses y es una niña sana que come perfectamente, que solo tuvo dos catarros leves  y que quiere dar sus primeros pasos. “Es increíble como estos bebés se aferran a la vida”, afirma Laura. Ella fue la primera receptora de leche materna del Cunqueiro y está convencida de que “eso fue lo que salvó la vida” de su hija y también la suya propia porque “si se moría ella, yo  iba detrás”, asegura. Para esta madre la leche materna “es la mejor medicación” y apunta que en el Cunqueiro seleccionan el tipo de leche que es mejor para cada caso concreto. Por eso no duda en calificar como “héroes” a las madres que de forma voluntaria deciden donar leche materna para ayudar a muchos niños que lo necesitan. También mostró su agradecimiento a todo el equipo de médicos y personal sanitario que la cuidaron a ella y a su hija. “Ahora ya los consideramos como los tíos de Andrea”.