VIGO

Lanza una campaña para reunir a una familia africana

 La viguesa Lucía Fernández trabaja como Educadora Social  en Lisboa donde conoció a Mamadu, que no ve a su familia hace 17 años

Lucía con Mamadu en las instalaciones de la ONG de Lisboa en la que trabaja la viguesa.
Lucía con Mamadu en las instalaciones de la ONG de Lisboa en la que trabaja la viguesa.
Lanza una campaña para reunir a una familia africana

 Lucía Fernández Coutado llegó a Lisboa con una idea, iniciarse como educadora social gracias a una beca porque como ella dice “tal y como están las cosas en España, cuando me concedieron esta beca, no me lo pensé dos veces”. Lo que no sabía era que además de practicar los conocimientos adquiridos en la Facultad en Santiago, también se cruzaría con Mamadu, un hombre de 51 años originario de una pequeña localidad del norte de Guiné Bissau que la llevaría a iniciar una campaña solidaria para que pueda reencontrarse con su familia con la que no está hace casi veinte años. 
A esta viguesa la historia de Mamadu “me enterneció. Pese a que estoy en contacto por mi trabajo con muchas personas en situación de exclusión o muy difícil, este hombre me transmitió una fuerza y esperanza que inusuales. Nunca desistió de su sueño de reencontrarse con su familia y conocer a su hijo más pequeño, con el que nunca estuvo”, comenta desde Lisboa. Su primer impulso fue poner en marcha una campaña de crofounding en /www.kukumiku.com/proyectos/voltar-a-senegal/, donde pretende conseguir el dinero necesario para que Mamadu pueda costearse el viaje. 
 El tiempo que le deja este trabajo en el que la empatía y la solidaridad son esenciales, esta viguesa mantiene una página vinculada a la Educación Social en la que ya ha conseguido 2.500 seguidores con el objetivo de divulgar “esta profesión que es muy poco conocida pero al mismo tiempo muy importante”. 

Una historia marcada por la ausencia y plagada de infortunios

 El trabajo en Lisboa termina en diciembre, fecha en la que Lucía espera haber alcanzado su objetivo porque “sería muy importante. Mamadu y su familia huyeron de la guerra en Guiné Bissau y se trasladaron en Senegal, pero él tuvo que seguir viaje hasta Portugal para poder mantenerlos”, explica esta educadora social. Ya en Lisboa, le descubren tuberculosis y VIH, por lo que estuvo mucho tiempo hospitalizado. Esta situación también le impide regresar para siempre a su país, ya que sin los medicamentos que le ofrecen en Portugal, podría morir.  Para intentar lograr el apoyo necesario para reunirse, aunque sea sólo una vez, con su familia, Mamadu inició toda una serie de contactos con artistas, futbolistas, instituciones y ONG. En una de ellas conoció a Lucía, que asegura que “ayudar a conseguir que visite a su familia es algo muy importante para mí”. Tanto, que antes de poner en marcha la campaña en internet, ya logró que los amigos aportaran algún dinero para sufragar el billete y la estancia en Sengal, de donde deberá regresar a Portugal para seguir con su tratamiento. n