VIGO

Lamprea de Arbo, no bordalesa

Nada es sencillo en torno a una lamprea. Ni su captura, ni su mantenimiento ni desde luego su preparación. Ayer, una amplia delegación de Arbo se presentó en el mercado de Teis para dar a conocer la fiesta

El alcalde Horacio Gil, y la comitiva de Arbo, ayer en el mercado de Teis presentando la fiesta.
El alcalde Horacio Gil, y la comitiva de Arbo, ayer en el mercado de Teis presentando la fiesta.
Lamprea de Arbo, no bordalesa

Tampoco el precio en barato: una ración que puede servir para una, dos o tres personas como máximo supone pagar 70 euros. Más que el marisco. “Lamprea estilo Arbo, no bordalesa, que es un nombre portugués”, precisaba ayer en el mercado de Teis el cocinero de “Casa Barcia” que preparaba ante el público varias lampreas pescadas por él mismo en el Miño. 
El alcalde de Arbo, Horacio Gil, presentó ayer en Vigo la edición 57 de la Festa da Lamprea, que se celebrará el fin de semana del 28 al 30 de este mes, y que tendrá como motivo principal que se trata de la primera ocasión en que se desarrollará bajo el marchamo de Interés Nacional, conseguido recientemente. Para ello ha tenido que probar su celebración sin discontinuidad y su entronque en su entorno y la provincia, lo que sin duda ocurre. 
La lamprea es un curioso ser que ni siquiera es un pez, sino un ciclóstomo del paleozoico. Sin embargo, su ciclo vital es similar a otros animales fluviales, como el salmón: nace en el río, en donde permanece durante 4-5 años en estado larvario, hasta llegar a medir 20 centímetros, momento en el que se convierte en adulto y desciende al mar donde vivirá, entre los 200 y 500 metros de profundidad, hasta llegar a la madurez sexual. Es entonces cuando, con una longitud entre 80-100 centímetros y un peso de hasta un kilo, en viaje migratorio, remonta el río para desovar en lugares poco profundos, donde construye un nido de piedras que transporta con su boca de ventosa. Durante la puesta el macho se fija a la hembra con su boca y permanece enroscado a ella. Después del desove las lampreas mueren. Antes de eso, a la altura de las pesqueiras de Arbo en el Miño son capturadas, una a una mediante un método artesanal -una sola persona puede hacerse con diez al día si hay suerte-, indicó el alcalde durante la presentación, en la que también presentó al pregonero de este año, que será el profesor Manuel Xiráldez, actualmente en el IEA de Ames, en Compostela, autor de "Arbo, vila da lamprea". "La pesca de la lamprea es sostenible, artesanal y respetuosa", dijo Horacio Gil ante el público congregado en el interior del mercado de Teis. Mientras, el cocinero continuaba con su labor, nada sencilla: lleva una hora el proceso, que exige limpiar la lamprea -se pueden conservar vivas, en agua fría, pero adelgazan- para prepararla en cazuela de barro en su propia sangre. La temporada se inicia en enero y finaliza el 15 de mayo. A partir de ahí, lamprea seca, sobre todo en agosto, que también hay fiesta. n