EL AÑO JUDICIAL

Los juzgados tramitaron casi tres adopciones al mes en 2017

Los tribunales de Familia resuelven las solicitudes de la Xunta de menores tutelados

El juzgado de refuerzo de Familia alivió el año pasado la carga de trabajo de los dos actuales.
El juzgado de refuerzo de Familia alivió el año pasado la carga de trabajo de los dos actuales.
Los juzgados tramitaron casi tres adopciones al mes en 2017

Desde octubre de 2016, los juzgados de Familia de Vigo tienen atribuida la competencia para resolver sobre las solicitudes de adopción de menores tutelados por la Xunta de Galicia. En su primer balance anual registrado en el año que acaba de finalizar, la media mensual se situó casi en tres casos al mes, con un total de 32 peticiones enviadas a los tribunales por parte de la entidad autonómica.
Los expedientes, que antes resolvían en Pontevedra, son enviados por la Xunta con informes completos, ya que en ese paso previo se realizan las entrevistas con los padres adoptantes y los biológicos, con lo que en la mayoría de casos suele haber un acuerdo para que el menor, tutelado por la administración autonómica, sea acogido por una nueva familia.
En todo caso, el juzgado puede realizar todas las diligencias que considere oportunas para realizar las comprobaciones pertinentes antes de resolver favorablemente sobre la adopción. Asimismo se  localizan tanto a los padres adoptivos como los biológicos, y se tendría que actuar en caso de que hubiera un desacuerdo entre ambos. 
Los expedientes llegan a los juzgados de Familia como expedientes de jurisdicción voluntaria de adopción del menor en el que se especifica las circunstancias del mismo, así como las de los solicitantes de la adopción y el consentimiento de los padres biológicos   en caso de que los hubiera.
La Ley establece una serie de requisitos para poder llevar a cabo esta solicitud en cuanto a la edad.  Así, la adopción requiere que el adoptante sea mayor de 25 años y la diferencia de edad con el adoptado será de al menos 16 sin poder superar los 45 años.
El número de estos asuntos ha registrado una tendencia al alza desde octubre de 2016, subiendo la media por encima de dos al mes, sin embargo, esta reciente competencia no agrava la situación de los juzgados de Familia, que esperan a finales de este mes para que empiece a funcionar el tercero y que mantienen un refuerzo.
La carga, según el último balance judicial referente a 2017 sigue estando muy por encima de los límites recomendados de ahí la importancia del nuevo juzgado.