VIGO

Los juzgados llegan a su récord en ruedas de reconocimiento

El incremento de penados a Trabajos en Beneficio de la Comunidad para actuar como figurantes dispara estas diligencias que alcanzan su máximo esta semana con seis

Manuel, ayer, ocultando su rastro, a la puerta del juzgado.
Manuel, ayer, ocultando su rastro, a la puerta del juzgado.
Los juzgados llegan a su récord en ruedas de reconocimiento

Los cambios legales introducidos el pasado mes de octubre y que reducen la jornada a cumplir por penados a trabajos comunitarios en los juzgados de cuatro a dos horas ha incrementado el número de condenados que eligen este destino como figurante para ruedas de reconocimiento.  
La demanda se ha notado por un lado en el descenso de voluntarios en otras organizaciones, como las solidarias, y por otro en el incremento de ruedas de reconocimiento realizadas por los juzgados vigueses que esta semana alcanzarán su récord desde que se puso en marcha esta medida, en enero de 2015. 
En concreto, durante esta semana se realizarán un total de seis, cuatro de ellas tuvieron lugar ayer, donde estaban previstas tres todas ellas del juzgado de Redondela y finalmente una se desdobló en cuatro.
En total en lo que va de año se han realizado 24 más dos señaladas para los próximos días, lo que supone una media de más de dos al mes que se ha superado con creces en los últimos días de noviembre y principios de diciembre.
El número de figurantes correspondientes a penados a trabajos en beneficio de la comunidad ha aumentado en 2016 con respecto al año anterior pasando de los 118 a los 137 y subiendo.
El mencionado cambio legal hace que los penados que acuden a diario a los juzgados firmen por dos días, ya que la jornada de disponibilidad anterior desde las 9,30 a las 13,30 suponen dos días de trabajo pues cada uno se ha reducido de cuatro a dos horas.
La idea es aliviar la lista de espera de estas condenas.

“Hacer de figurante me permite ir al trabajo, pero es incómodo”

Manuel, condenado a seis meses a trabajos comunitarios por incumplir una orden de alejamiento, participó ayer en su primera rueda de reconocimiento después de estar tiempo acudiendo a firmar a los juzgados. “Hasta ahora no había tenido que ir a ninguna, pero lo cierto es que te sientes muy incómodo, no es una experiencia muy agradable, la verdad”.
Manuel estuvo primero colaborando en un pabellón deportivo, realizando tareas de limpieza y posteriormente pasó a los juzgados los fines de semana. “Ahora vengo todos los días, firmo dos veces y me voy aunque tengo que estar disponible en el teléfono por si me llaman de 9,30 a 13,30. Esto me permite ir a trabajar”.
A falta de dos semanas para terminar, reconoce que “deberían avisar con más antelación”.