VIGO

Los juzgados de cláusula suelo, sobrecargados por las demandas

 Los dos juzgados de Vigo para dar salida al aluvión de demandas de cláusulas suelo no parece ser suficiente.

Imagen de la sala de vistas del juzgado de refuerzo
Imagen de la sala de vistas del juzgado de refuerzo
Los juzgados de cláusula suelo, sobrecargados por las demandas

Los últimos datos judiciales reflejan una sobrecarga tanto en el de Instancia 14, exclusivo en estos casos pero no excluyente, como el ‘bis’ situado en el Casco Vello y que desde enero no da entrada a nuevas demandas y al que han llegado 3.035.
La situación del juzgado de Instancia 14, también afectado por la huelga de funcionarios, es que en los primeros seis meses ha registrado 2.000 demandas, cuando la media anual de asuntos se sitúa en un millar, lo que supone el doble de trabajo. Al ‘atasco’ por el volumen de demandas (no sólo de cláusulas suelo) se suma el hecho de contar con uno de los funcionarios de baja, cuya sustitución se ha solicitado a la Xunta. 
En plantilla cuenta con dos gestores, cuatro tramitadores y un auxilio, pero falta una persona que con una baja desde hace un mes y se registró durante dos otra por enfermedad que no fue cubierta.  Este órgano, uno de los últimos  que se instalaron en los edificios antiguos de la calle Lalín tiene que celebrar vistas en la sala de bodas, durante dos días a la semana.
Por su parte, el juzgado de refuerzo, o juzgado ‘bis’ tiene señalamientos  ya hasta el mes de abril  de 2019  y está prevista su finalización en el mes de junio. En un año, se han dado salida a un millar de demandas, por lo que requeriría hasta 2020 para poder resolver todas las demandas que proceden de diversos puntos de la provincia.
El propio juez decano de Vigo, Germán Serrano, trasladó antes del verano a la sala de gobierno la necesidad de un nuevo refuerzo para cláusulas suelo, algo a lo que de momento no se ha dado respuesta.
La intención era resolverse dentro del plan de actuación sobre el que esta misma semana hablarán Xunta y Ministerio de Justicia para  descongestionar los órganos más perjudicados a raíz de los tres meses de parón judicial  a consecuencia de  la huelga de funcionarios.
Los propios abogados han comenzado a notar el retraso en las causas referentes a los litigios con las entidades bancarias por cláusulas suelo, en algunos casos de casi año y medio entre que se interpuso la demanda y el señalamiento de audiencia previa.