VIGO

La jueza autoriza al Náutico a abrir parte del paseo precintado

El club podrá instalar un acceso al puerto deportivo, pese a seguir el caso Marisquiño

La parte del paseo sobre el espigón, ya reabierta, lo que permite el acceso al puerto del Náutico
La parte del paseo sobre el espigón, ya reabierta, lo que permite el acceso al puerto del Náutico
La jueza autoriza al Náutico a abrir parte del paseo precintado

La jueza que instruye el caso Marisquiño autorizó a la Autoridad Portuaria y al Náutico a reabrir un tramo del paseo, en concreto el espigón, precintado desde agosto, lo que permitirá el acceso a parte de los barcos que amarran en el puerto deportivo. El resto de usuarios podrá tener acceso antes de un mes a través de un pantalán que aprobó instalar el club en el muelle de Nemo, tras conseguir autorización del Puerto, una operación que supondrá un gasto de unos 100.000 euros y que asumirá la entidad deportiva viguesa. Su presidente, Rafael Tapias, se mostró satisfecho de haber conseguido salir de un problema que consideraban muy grave, al afectar directamente al funcionamiento de la dársena principal de embarcaciones de recreo.


Tapias explicó que llevan dos meses buscando una solución con la Autoridad Portuaria a un problema doble que ya parece resuelto. La jueza entendió que se podía reabrir el espigón al paseo porque al contrario que el resto, no es un relleno. “No tiene ningún problema, al lado atracan barcos de miles de toneladas, así que con un informe técnico de nuestro ingeniero y el del Puerto, la Autoridad Portuaria solicitó la apertura y la jueza lo autorizó, con lo que el espigón queda abierto y las embarcaciones que están en el espigón ya tienen un acceso, aunque tenemos que cambiar la rampa”, señaló Rafael Tapias. En cuanto al resto de usuarios, bloqueados por el precinto del paseo, el Náutico contratará la construcción del nuevo acceso tras alcanzar también un acuerdo con el Puerto. El club hará una entrada desde la estatua de Julio Verne con una rampa de acceso para unirse a los pantalanes existentes. Es una pequeña actuación que se iniciará de inmediato y en 30 días tendrá que estar lista. El problema es que la obra, de 100.000 euros, tendrá que pagarla por adelantado el Náutico y esperar a que se dictaminen responsabilidades por el accidente para cobrar y “para eso van a pasar años”, se lamenta. Tapias ha tenido que pedir permiso al administrador, que la autorizó. El club lleva en concurso desde final de 2016 y espera salir en 2019.