VIGO

La huelga de examinadores de Tráfico podría acercarse a su fin

El conflicto, que dura seis meses, provocó retrasos y pérdidas a las autoescuelas

Las pistas del Piñeiral do Rei, en Beade, acogieron ayer pruebas de motos en circuito cerrado.
Las pistas del Piñeiral do Rei, en Beade, acogieron ayer pruebas de motos en circuito cerrado.
La huelga de examinadores de Tráfico podría acercarse a su fin

nnn La huelga de los examinadores de tráfico podría tener los días contados. Comenzó en junio y supuso la supresión de exámenes los lunes, martes y miércoles (salvo en agosto), con lo que las pruebas se concentran los jueves y viernes con el consiguiente retraso para los aspirantes a sacarse el carné de conducir. El punto de inflexión viene marcado por el anuncio realizado por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, este miércoles en el pleno del Congreso cuando habló de abrir una negociación entre las partes. Horas después el colectivo de examinadores estaba convocado a una reunión que tendrá lugar el próximo martes en Madrid con la Dirección General de Tráfico. Desde agosto no les habían llamado para ninguna negociación.
En Vigo reciben con cautela esta noticia. La examinadora Vanesa Fernández, que es además la delegada autonómica de la asociación Asextra en Galicia, afirma que en la convocatoria indican que es para hablar del “seguimiento de la huelga”, por lo que no está claro que se vayan a poner propuestas sobre la mesa para buscar soluciones. y teme que no se pongan propuestas sobre la mesa. Son 780 examinadores de tráfico en toda España, de los que solo van a trabajar un 25% porque el seguimiento de la huelga es masivo. Su reivindicación es única: la subida del complemento específico, unos 250 euros, tal como les habían prometido por escrito en 2008 y de nuevo en 2015. Se trata de retribuir la penosidad, peligrosidad y especial dificultad ténica de su trabajo. Por último, preguntada por los problemas que ocasiona la huelga a autoescuelas y usuarios, que son la otra cara de la moneda del conflicto, señala que “lamentamos profundamente las molestias que estamos ocasionado, lo único que se puede hacer es exigir al Gobierno que cumpla con los acuerdos firmados y se siente a negociar”, concluye.
Además de los retrasos en los exámenes, las autoescuelas hablan de pérdidas millonarias. “Pueden tener toda la razón del mundo, pero se están equivocando en las formas. La DGT no pierde nada, porque si no se examinan hoy se examinan en tres meses y cobran igual las tasas, pero para nosotros es un martirio”, decía ayer el profesor Bernardo Fernández Bugarín.n