VIGO

Los hospitales asesoran a Primaria en los fármacos

La teleconsulta está extendida en centros de salud y sociosanitarios

Guadalupe Piñeiroe Isabel Rey, en el Álvaro Cunqueiro.
Guadalupe Piñeiroe Isabel Rey, en el Álvaro Cunqueiro.
Los hospitales asesoran a Primaria en los fármacos

nnn El servicio de Farmacia del área sanitaria viguesa se apuntó también a la teleconsulta, un mecanismo que suma los esfuerzos de los hospitales y los centros de salud en este caso para coordinar los tratamientos farmacológicos que reciben los pacientes y evitar desplazamientos innecesarios. 
De esta forma ya están conectados los hospitales Cunqueiro, Meixoeiro y Nicolás Peña con los 52 centros de salud del área sanitaria de Vigo, pero también con los centros sociosanitarios con los que también colaboran para mejorar la atención de las personas mayores. 
En el área viguesa trabajan 36 farmacéuticos, 23 en los hospitales y otros 13 en los centros de salud.
La jefa de la Farmacia hospitalaria, Guadalupe Piñeiro, y la coordinadora de Farmacia de Atención Primaria, Isabel Rey, trabajaron en la implantación de la teleconsulta. “Se trata de garantizar una continuidad farmacoterapéutica de calidad en nuestros pacientes. Además, queda reflejado en la historia clínica y es visible para el pacietne y para su profesional sanitario”, apunta Guadalupe Piñeiro.
Emplearon las mismas herramientas de teleconsulta que tienen otros servicios como Cardiología o Reumatología. 
La consulta de telemedicina no presencial permite al facultativo de Atención Primaria realizar una consulta al servicio de Farmacia a través de la historia electrónica del paciente sobre su medicación.
Un farmacéutico de hospital es el responsable de este sistema y de dar respuesta a estas consultas. Este profesional revisa diariamente la agenda de trabajo específica de la teleconsulta, para valorar y resolver los problemas expuestos o bien derivar al farmacéutico de referencia según el área de especialización de la que se trate. Resuelto el caso, deja constancia de su apreciación en la historia electrónica, para que esta pueda ser revisada por el profesional del centro de salud.
Para llegar a esto se realizó un estudio previo sobre la coordinación entre farmacéuticos de ambos niveles asistenciales y de los medios electrónicos disponibles para realizarlo. Contaron con un panel de expertos y, además, se creó un grupo de trabajo formado por farmacéuticos de hospitalización y de primaria y por el responsable de calidad, para homogeneizar y acordar los motivos de consulta, la codificación de los pacientes y los tipos de problemas a derivar en un sentido u otro. Ahí se decidió desarrollar una plataforma de derivación bidireccional (que se validó con un plan piloto de un año) vía correo electrónico, para la comunicación entre los niveles. 
En esta primera fase, se incluyeron a pacientes con problemas relacionados con medicinas sujetas a visado y pacientes con problemas de medicación detectados tras pasar por Urgencias o por la Unidad de Corta Estancia, entre otros. Posteriormente se procedió a la estandarización y automatización de todo el proceso.n