LAURA F. ABALDE VICEPRESIDENTA DE DERECHO A MORIR DIGNAMENTE GALICIA

“A la gente no le gusta hablar de la muerte y cuando les llega no se despiden como querían”

La Asociación Derecho a Morir Dignamente Galicia declaró el 12 de enero como 'Día de la Muerte Digna en Galicia' en honor a Ramón Sampedro, que vivió postrado en una cama casi 30 años debido a una tetraplejia.  Vigo acogerá el 31 de enero un acto de divulgación en la Casa Galega da Cultura con el presidente nacional de la asociación.
 

Laura Abalde es la vicepresidenta de la asociación.
Laura Abalde es la vicepresidenta de la asociación.
“A la gente no le gusta hablar de la muerte y cuando les llega no se despiden como querían”

 La Asociación Derecho a Morir Dignamente Galicia celebró el  pasado día 16 de enero un debate sobre la muerte voluntaria que tuvo lugar en Multicines Norte porque primero se proyectaron fragmentos de películas que hablan de la eutanasia, el suicidio asistido, el testamento vital y los cuidados paliativos. La siguiente cita será el 31 de enero con un acto en la Casa Galega da Cultura, que contará con la participación del presidente de la asociación a nivel nacional, Fernando Marín, y la presidenta gallega Ascensión Cambrón. La asociación nació en 1984.
 

¿La muerte digna está en el debate o sigue siendo tabú?
Según las últimas encuestas el 84% de la gente apoyaría el derecho a una buena muerte. A la gente no le gusta hablar de la muerte, pero creo que cada vez se habla más. Nosotros desde la asociación intentamos que la gente conozca  los derechos que tiene para poder ejercerlos y para que haga testamento vital. De poco vale que la ley de muerte digna para enfermos terminales diga que tenemos derecho a cuidados paliativos, a una habitación individual al final de la vida o a la renuncia a determinados tratamientos si no lo sabes.

¿A qué tenemos derecho?
La ley de 2015 para pacientes con enfermedades terminales autoriza a rechazar tratamientos aunque eso acorte su vida, a tratar de týu a tú a los facultativos con respecto a su enfermedad para conocer como están y si la situación es insostenible solicitar sedación.

Hay países europeos que ya tienen reconocida la eutanasia y el suicidio asistido, pero en España no acaba de salir. 
La ley Orgánica que está para debatir en el Congreso no es tan buena como nos gustaría pero para empezar está bien. Con la eutanasia no hay más muertes ni muertes raras, no hay abusos, es para el que la solicita como en el caso del divorcio, no tiene que molestar a nadie.

¿Por qué no sale adelante?
Se habla poco de la muerte, incluso en las familias, parece como si no nos fuéramos a morir. Y luego está la religión católica, nadie les obliga a hacerlo pero los demás no tenemos que someternos a sus pautas.
Ustedes intentan que se abra un debate social.
Hay que tratarlo porque mucha gente muere con cosas pendientes de decir. No se habla de la muete o se quita hierro, les dicen “no te vas a morir”, y así no pueden despedirse como quisieran.

¿Debería ser más natural?
Claro, se puede llorar o reír, pero no está bien el ocultismo y el paternalismo con los pacientes. Hay que respetar el derecho del que no quiere saber, pero a los que quieren hay que decirles porque además ellos saben, el cuerpo sabe.