VIGO

El fenómeno “Rebeca Stones"

La escritora dedicó ejemplares de su segundo libro a 200 personas. Su madre afirma que Rebeca ya tiene en mente un tercer libro compuesto por relatos cortos, alejándose de la temática de los anteriores.

Rebeca atendió a todos sus seguidores en La Casa del Libro, firmando y haciéndose fotos.
Rebeca atendió a todos sus seguidores en La Casa del Libro, firmando y haciéndose fotos.
El fenómeno “Rebeca Stones"

Rebeca Stones es muy joven todavía, pero acaba de publicar su segundo libro. Después de su primer éxito “Timantti: descubre la verdad”, el 13 de diciembre llegó a las librerías “Ocho”, una novela romántica que rompe totalmente con la línea argumental del anterior.
La viguesa estuvo ayer en La Casa del Libro de su ciudad natal, firmando ejemplares a todos los lectores que tuvieron la suerte de poder hacerse con uno de los 200 tickets que se repartieron. Organizar el evento de esta manera era necesario tras la experiencia anterior, en octubre de 2016, a la que acudieron más de 300 personas y que se convirtió en una verdadera locura. Después de toda la tarde sin parar, Rebeca tuvo que trasladarse a la cafetería de enfrente de la librería para seguir atendiendo a sus seguidores. Como resultado, la escritora agotada y parte del público teniendo que marcharse con las manos vacías. Jesús Garre, de La Casa del Libro, explica que este año optaron por otro sistema que beneficiaba a ambas partes: “Hoy abrimos a las diez de la mañana y ya había una cola de cientos de personas. A las once y media, ya estaban todos los tickets entregados. Mucha gente se quedó sin él, pero están esperando por si más tarde tienen la oportunidad de que les firme. Optamos por hacerlo de esta manera para que todo fuese más calmado”. Explica también que “Ocho” se vendió muy bien desde el primer momento, coincidiendo con los regalos de Navidad, pero que aún ahora las ventas son asombrosas.
La firma se realizó en la planta baja de la librería, a la que iban llamando por grupos para hacer una pequeña cola hasta llegar a ella, que firmó cada uno de los libros con una sonrisa y se hizo fotografías con todos sus lectores. Los seguidores de Rebeca salían emocionados, contando cómo había sido ese momento junto a ella y con dedicatorias como “nunca dejes de sonreír, te amo”. A muchos de ellos los saluda con familiaridad,pues ya los conoce de la firma anterior.n