VIGO

"Felipe González me preguntó si me fiaba de la armadora"

Carlos príncipe, alcalde en 1995, destaca la unión de vigo frente a la actitud de la empresa "que pagó la multa"

La delegación de Canadá en la cumbre de la NAFO celebrada en Vigo en 2014.
La delegación de Canadá en la cumbre de la NAFO celebrada en Vigo en 2014.
"Felipe González me preguntó si me fiaba de la armadora"

Carlos Príncipe, alcalde en 1995 y uno de los principales promotores de la movilización en Vigo, Santiago y Madrid, echa la vista atrás con notable enfado por cómo se desarrollaron las cosas entonces. Reconoce que se sintió engañado aunque, como Touza, también orgulloso: "Descubrí cómo algunos canallas se cubren sus miserias poniéndose banderas. Descubrí que  habían jugado con la buena fe del pueblo, nunca imaginé que al final iban a pagar la multa, es muy de las élites lo de coger el dinero y marcharse", recordaba Príncipe esta semana. 
El entonces alcalde vivió todo desde la primera fila: "Estos señores metieron a dos países en un grave conflicto diplomático, sacaron a una ciudad a la calle y una buena noche llegan a un acuerdo para pagar la sanción con lo que reconocen su culpa a cambio de que no vean que había fletán de tamaño indebido en sus bodegas.  Y a pesar de todo eso creo que hicimos lo que teníamos que hacer, que  Canadá no podía actuar fuera de sus aguas territoriales. Pero  lo que pudo haber sido una victoria se transformó en una amarga retirada vergonzosa, esa la verdad de aquello", recuerda.
"Lo que más me dolió no fue por mí sino por la ilusión de aquellos ciudadanos que creyeron que nuestros pescadores actuaban como debe actuar la gente respetuosa del mar", añadió Carlos Príncipe.
Rememora el entonces alcalde que el apresamiento del "Estai" y el hostigamiento canadiense fue una situación muy tensa y que tanto Felipe González, entonces presidente, como Javier Solana le llamaron para preguntarme si se fiaba de la armadora. "Les dije que sí y cuando la armadora de espaldas a todo el mundo pagó la sanción, Solana me llamó con toda la razón para recordarme lo que habían advertido. Aún así España pidió un bloqueo del acuerdo trasatlántico con Canadá, que no se aprobó hasta 1996". Todavía muy dolorido, apunta hacia "unas élites que sólo piensan en ellas, es el declive de esta ciudad, véase cómo está Pereira, hicieron una inmobiliaria que fue un fracaso, no sé qué pintan los armadores invirtiendo en solares. Hace un mes se hizo la subasta de la sociedad inmobiliaria, que quedó desierta", subraya. Pera destaca "lo que hizo esta ciudad, el gobierno local y el de España en 1995 por defenderlos cuando  ellos sólo pensaban en sí mismos, ese egoísmo criminal, pensar primero en uno, es habitual en esta ciudad, véase Gayoso o Pescanova o alguno más reciente en la política municipal.  Yo me enteré que pagaban la multa por Solana, quedé como cornudo y apaleado, y llegué a la conclusión de que de la burguesía de la ciudad no te puedes fiar", concluye Príncipe.n