VIGO

La familia Colmeiro iniciará el catálogo razonado del artista

Creará una entidad en torno a las piezas cedidas al Concello y antes del verano nombrará un comisario y un comité de expertos

Manuel Colmeiro y su legado siempre han estado muy presentes en Vigo. Así, en 2012, se colocaron litografías de diez obras suyas en la humanización de la calle que lleva su nombre, creando un espacio expositivo al aire libre (imagen superior)
Manuel Colmeiro y su legado siempre han estado muy presentes en Vigo. Así, en 2012, se colocaron litografías de diez obras suyas en la humanización de la calle que lleva su nombre, creando un espacio expositivo al aire libre (imagen superior)
La familia Colmeiro iniciará el catálogo razonado del artista

 La cesión al Concello por diez años de 21 óleos y 145 dibujos en papel de Colmeiro marcó el inicio de la reivindicación del artista. La familia y el gobierno local oficializaron el traspaso a mediados de noviembre y estas obras están llamadas a señalar el cambio de rumbo en el Marco, con una exposición monográfica que se montará en las próximas semanas.
La mayoría de las obras ya están en Vigo, pero otras tardarán algo más desde los centros donde se encuentran en depósito o en préstamo como el Museo Provincial de Pontevedra o el de Belas Artes de Coruña. Una vez aquí comenzarán los trámites para la elaboración de un catálogo universal y razonado de Colmeiro. Según fuentes cercanas a la familia, se nombrará un comité de expertos y un comisario para iniciar esta labor antes del verano. Paralelamente, se fundará una entidad, similar a la Fundación Laxeiro, para velar por la protección y difusión del legado del artista, que será la encargada de buscar financiación para la publicación física del catálogo, que se prevé también tenga su versión digital.


Su hija, Elena Colmeiro, cumplió la voluntad de su padre que deseaba que dejar su legado a Vigo, una ciudad en la mantuvo un gran arraigo hasta su muerte. Esta cesión al Concello, con un preacuerdo para que se convierta definitiva en 2027, viene a enriquece el patrimonio artístico de Colmeiro con el que ya contaba el pueblo vigués.

Custodios locales


Colmeiro está presente en Vigo a través fondos de distintas entidades. Así, la colección municipal de pintura gallega ya contaba con 18 piezas, entre las que están  tres de los murales que decoraron en su día el Gran Hotel. Con las quince restantes, Carlos L. Bernárdez comisarió una exposición en 2012, ocupando dos salas la Pinacoteca Francisco Fernández del Riego: “Su trabajo lo sitúan como uno de los protagonistas fundamentales de la particular versión de los realismos de entregueras que se crea en Galicia”, indicó el comisario, quien destacó la carga social de sus cuadros; el tratamiento de las figuras en relación a su estatus o la estilización del paisaje. La muestra incluyó obras “En vagón” (1930), “Maternidade” (1939) ou “Muller con floreiro” (1956).
A su vez, la colección de arte de Afundación, con sede oficial en Vigo, dispone de trece obras, entre las que se encuentra el cuarto mural del Gran Hotel, “La Primavera”, incluido en la actual exposición “Esencia dunha colección”, que se muestra en el Centro Social de Afundación.
Finalmente, la galería de arte Montenegro cuenta una importante representación de Colmeiro entre sus fondos. Así, en mayo de 2011 acogió la primera exposición monográfica que se le hacía en la ciudad en 33 años. La muestra reunió 24 pinturas que hicieron un recorrido desde su producción en los años 20 hasta 1976.

“No es tan prolífico como Laxeiro, pero su obra está muy diseminada”

Víctor Rodeiro Montenegro es el galerista de la familia Colmeiro. Lleva la obra del patriarca y de su hija, la ceramista Elena Colmeiro. Consultado por este medio, destacó la importancia del catálogo universal razonado: “Su elaboración va ser larga, englobará al menos seis años, y cara porque Colmeiro no fue tan prolífico como Laxeiro, pero su obra está muy diseminada porque vendió en París, en Madrid, en Barcelona, en Buenos Aires o Montevideo; y hay que localizarla”. Sin embargo, advirtió que la familia ya tiene adelantado al menos el 30% del trabajo: “Guardan catálogos de muchas de sus exposiciones y conservan parte de su obra fotografiada en alta calidad”.  Para Montenegro, la importancia de Colmeiro, al igual que el resto de los Renovadores (Laxeiro, Maside, Seoane o Souto) radica en que “dieron la vuelta a cómo se pintaba en Galicia, introdujeron el lenguaje nuevo del siglo XX”. Con respecto a la cesión realizada por la familia al Concello, de la que dice“cubre todas las épocas creativas del artista”, pone en el acento en las obras de juventud: “Tanto las de preguerra como las de postguerra son las menos conocidas, porque es a partir de los 60, cuando ficha por la galería madrileña Biosca, el momento en que empieza a vender”. Montenegro aplaude esta adquisición para el patrimonio de la ciudad, pues “viene a suplir un poco la pérdida del legado de Maside”, dice.n