VIGO

Empresas llevan el conflicto de Vigo y Mos a la vía judicial

Plantean una denuncia colectiva y señalan sus problemas por estar en dos municipios

La nave de la empresa Atlas Bus SL, que está ahora en parte en Vigo y en parte en Mos.
La nave de la empresa Atlas Bus SL, que está ahora en parte en Vigo y en parte en Mos.
Empresas llevan el conflicto de Vigo y Mos a la vía judicial

"Soy vigués y mosense, las dos cosas, y ahora mi empresa también está en ambos lados a la vez".

Así lo explicaba, no sin ironía David Pereira, director de Atlas Bus SL, una de las al menos 20 compañías afectadas por el cambio en los lindes municipales entre Vigo y Mos en el polígono de O Rebullón, una superficie de 50.000 metros cuadrados que ahora pasa a formar parte del municipio de la ciudad. La firma lleva desde 2010 en el mismo sitio, aunque en 2014 se cambió a una parcela mayor. Se dedica a suministros de componentes de autobuses y cuenta con 28 empleados en la fábrica de Rebullón, facturando nueve millones al año. Si se mantiene la decisión sobre lindes del Instituto Geográfico Nacional, su planta tendrá a partir de ahora una parte en Mos, y otra en Vigo. Es la única de todas las afectadas a la que le ocurre algo así. Lo más grave, y eso es para todas las naves, que el Plan General de Mos declara los 50.000 metros como industriales, pero para Vigo serían forestales. Al menos una docena de las empresas han iniciado un proceso judicial mediante una denuncia colectiva contra el Concello de Mos para que aclare qué va a pasar. Y para que a su vez inicie acciones contra el Concello de Vigo, como acaba de hacer mediante un requerimiento para un deslinde rechazado por el alcalde vigués. "La mitad de mi empresa está en Vigo y la mitad en Mos, así que dónde pongo el domicilio fiscal, y peor aún, en qué situación nos quedamos: para Vigo el terreno es rústico y en Mos industrial, si me quedo en Vigo mi nave perdería valor y no podría tener otra actividad que la que concedida, así que sería muy difícil su venta. Además de pagar más caro todo", explicaba ayer. Hasta ahora ha abonado todos sus impuestos y tasas en Mos, incluyendo IBI, basura y agua "y la licencia también nos la dio Mos. En Vigo no hemos pagado nada", señala Pereira. Hace unos días pasó por la zona un inspector del Concello de Vigo "pero no dijo nada, ninguna comunicación". Sobre la denuncia colectiva, se basa en que la licencia concedida por Mos sería prevaricación -porque no podrían darla- y piden daños y perjuicios. A resultas el Concello de Mos ha comenzado a reclamar, alegando que desde 1890 los terrenos están en Mos y que se movió un mojón.
"Nunca Vigo se interesó y ahora quizá lo hace por el problema de Celta", señalan los empresarios asentados en 50.000 metros cuadrados y que ahora el Concello de Vigo reclama como propios con el respaldo del Instituto Geográfico. Además, pide por vía judicial unos 20.000 euros del IBI cobrado en los últimos 5 años. n