VIGO

La emigración desde Vigo y provincia a otras zonas del país se dispara en 2015

El saldo negativo alcanza cifras récord, con incremento de salidas y descenso de entradas de otros territorios

La actividad de Vigo no parece ahora suficiente para evitar un éxodo relevante.
La actividad de Vigo no parece ahora suficiente para evitar un éxodo relevante.
La emigración desde Vigo y provincia a otras zonas del país se dispara en 2015

 La emigración desde Vigo y provincia a otras zonas de España sigue creciendo y en 2015 será de récord histórico si se mantiene la tendencia del primer semestre ya certificado por el Instituto Nacional de Estadística (INE). La salida de ciudadanos hacia otras provincias en Galicia y fuera de la comunidad autónoma sigue hacia arriba y lo más llamativo es que el saldo migratorio interprovincial no deja de crecer porque el aporte en sentido contrario ha disminuido. En definitiva, echando un vistazo al balance final, se puede constatar que en un plazo relativamente corto se ha pasado de una situación muy positiva, en 2009 –al inicio de la crisis-  a una muy negativa en la actualidad, pese a que la recesión ha comenzado a aminorarse. Pero en materia de traslado de domicilio no ha sido así, sino al contrario. 
En 2009 el saldo migratorio interprovincial era de +1.614 y en 2014 se desplomó a -496, según los números certificados por el INE. Pero en el primer semestre ha sido todavía peor, al caer hasta -444. De continuar la progresión, superaría los -800. Una cifra  negativa que nunca se había alcanzado, al menos no desde que hay estadísticas, a finales del pasado siglo. Al contrario, Vigo y la provincia han sido territorio de inmigración, tanto desde el interior de Galicia como desde otras zonas del país. Pero ya no. Sabemos algo más con los datos del INE: que una parte retorna con la jubilación a los ayuntamientos de donde eran originarios -en Ourense sobre todo- y que otra, conformada por personas más jóvenes, entre 20 y 40 años, que conforman la mayoría absoluta de los emigrantes, optan de forma preferente por Madrid, donde todavía habría un mercado laboral importante y posibilidades. 
Mientras el saldo migratorio en Vigo y provincia se sitúa en -444, en los otros territorios gallegos es mejor en cifras absolutas, aunque también en negativo: Ourense es la peor en cifras relativas -tiene un tercio de la población- al contar con -347, en tanto que Lugo se queda en -132 y A Coruña en -177.  Esta última demarcación, la más poblada, ha mejorado de forma espectacular su estadística, tras encabezarla en 2014.
En cuanto a la salida de personas -sin contar los que llegan para instalarse desde otras provincias- la cifra absoluta cuantificada es de  3.820 en el primer semestre, por 7.430 en todo 2014. También se superaría la cifra de continuar la progresión en la segunda parte del año, todavía por cuantificar. La provincia de A Coruña registra en el ejercicio en marcha un total de 4.402 salidas, pero más entradas que la suma de toda la provincia de Pontevedra.