VIGO

Dominio masculino en colegios y centros sociales

Dominio masculino en colegios y centros sociales

n n n Las referencias femeninas en los centros sociales y en los colegios también es minoritaria. En los principales espacios culturales los nombres de mujer simplemente no existen. El teatro se llama oficialmente Afundación, aunque de ‘facto’ es conocido por su anterior denominación García Barbón, en recuerdo a quien lo costeó. Su antecesor, el teatro Rosalía de Castro ardió y no se mantuvo el nombre, tras su reconstrucción. 
En cuanto a los auditorios, el Palacio de Congresos hace alusión al Mar de Vigo, mientras que el municipal carece de identificativo. Los pabellones y salones de las asociaciones recogen el topónimo del lugar o reconocen a algún deportista o mecenas de algún equipo, siempre masculino. Ni los espacios educativos, una de las pocas áreas permitidas tradicionalmente al  sexo femenino cuenta con una presencia destacable de mujeres entre sus denominaciones. Así, de los cerca de 190 centros, entre colegios, guarderías, institutos, conservatorios o academias, solo  catorce llevan nombres femeninos, muchos de ellos religiosos., solo cuatro laicos En esta selección aparecen nombres ya presentes en el callejero como Rosalía de Castro o Emilia Pardo Bazán, pero también alusiones nuevas como Josefa Alonso (Matamá) o Carmen Giráldez (situado en Aragón, en recuerdo a una política socialista viguesa). Uno de los clásicos de Vigo, el Santa Irene, por Irene Ceballos, la mujer del benefactor, Policarpo Sanz. En contraposición, los hombres prestan su apelativo a 52. El resto se  relacionan con los lugares donde se ubican.n