FESTIVAL DE CULTURA URBANA

Días de bici, tabla y motos y noches de música electrónica

O Marisquiño destaca este año por presentar una de sus programaciones más ambiciosas en todas las disciplinas

Días de bici, tabla y motos y noches de música electrónica

El festival del deporte y la cultura urbana no deja a nadie indiferente ya que su oferta es tan amplia que siempre hay un deporte o una técnica —el break, que cumple diez años en el festival, o el graffiti— con la que el visitante se puede sentir identificado o atraído. “A mi no me gusta nada el ambiente que hay de noche, pero lo que hay de día me parece genial”, decía Inés Díaz. “Es que a ella no le gusta salir de noche”, respondía su amiga María Lama. “No me gusta que el skate sea deporte olímpico, porque se volverá más competitivo”, añadía, a lo que ahora es Inés quien replica: “¡Pues a mí sí, ya era hora de que se le reconociese como olímpico!”
Otro de los focos de atención de ayer fue la Red Bull Batalla de los Gallos, con cuatro aspirantes  para la final de Madrid y con Arkano y Skone como jueces. Las noches vuelven a recuperar su espíritu 'marisquiño', con conciertos gratuitos. Hoy, será el turno para 7 Notas 7 Colores, de Mucho Muchacho, leyenda viva del hip hop español, y para los sorprendentes Airaboi, entre otros grupos. 

La opinión de los participantes

20170812211100329

Familia Fabello Quintana, de Ourense.

“Todo es muy bonito, las bicis lo más impresionante, y muy cómodo para venir en familia”

20170812211112312

Santiago Castro y María González.

“Acabamos de llegar de Madrid y venimos para coger el billete a Cíes. Nos ha sorprendido muchísimo”

20170812211114939

Carlos, Petra y Miguel.

“Es brutal, por eso volvemos este año. nos gusta el ambiente de los conciertos y ver las competiciones”

20170812211117454

Inés Día y María Lama, de Oviedo.

“Nos gusta todo el festival. viene mucha gente de fuera y encontramos incluso a personas conocidas”

20170812211120517

Noelia López y Néstor González.

“Venimos de Cangas por los conciertos. el pasado año se notó un bajón porque no fueron gratuitos”