VIGO

Un detenido se escapa del juzgado por la ventana

Pidió hablar con el juez de guardia y aprovechó para fugarse

El hombre se fugó por una ventana del juzgado de guardia.
El hombre se fugó por una ventana del juzgado de guardia.
Un detenido se escapa del juzgado por la ventana

 El juzgado de guardia de Vigo registró el miércoles una singular  fuga protagonizada por un detenido que, esposado, logró saltar por la ventana tras haber solicitado una entrevista con el juez.
Los hechos, que ha podido confirmar este diario, se produjeron cuando el arrestado, trasladado desde Comisaría al juzgado, solicitó hablar con el titular de Instrucción número 2, en funciones de guardia. 
El juez consintió ver al hombre que, al ver la ventana abierta, saltó por ella para salir huyendo a pesar de ir esposado.
De inmediato, el juez dio la voz de alarma avisando de la fuga por lo que de inmediato la Policía se puso en marcha, siendo localizado el individuo poco después cuando trataba de coger un autobús en la Plaza de América.
Fuentes policiales confirmaron la fuga y aseguraron que se trataba de un delincuente común, si bien no quisieron dar más detalles sobre lo ocurrido.
 El juez habría ordenado salir de la sala a los policías que custegoodiaban al arrestado, momento en el que éste saltó por la ventana. Por fortuna, el episodio pudo subsanarse sin que se produjera incidente alguno. Al parecer, el fugado podría padecer algún tipo de trastorno.
No es la primera vez que los juzgados vigueses registran incidentes, a pesar de las medidas de seguridad y de la labor de vigilancia de los agentes de Policía allí desplazados. Hace escasamente un mes, estos mismos agentes tuvieron que intervenir para evitar que una persona se tirara desde la quinta planta, logrando detenerle y calmarle y salvarle la vida.
En el juzgado de guardia, también los agentes tuvieron que inmovilizar a una persona con problemas psiquiátricos, que había conseguido colarse ante el juez con una navaja, con la que amenazó con autolesionarse. Tanto el episodio del miércoles como el anteriormente mencionado, que ocurrió hace unos años, se produjeron durante la guardia del Juzgado de Instrucción número 2.
El elevado número de causas que registran los juzgados, donde se viven momentos de tensión, convierten en inevitables ciertos incidentes, que, pese al elevado trasiego de personas, son escasos y prácticamente aislados.