VIGO

El desahucio llega a 12 familias de retornados venezolanos

La  pobreza extrema de este colectivo se agrava al no recibir pensiones de su país

El colectivo se concentró nuevamente ante el edificio de la Xunta pidiendo ayudas.
El colectivo se concentró nuevamente ante el edificio de la Xunta pidiendo ayudas.
El desahucio llega a 12 familias de retornados venezolanos

Doce familias de retornados venezolanos podrían ser desahuciados en los próximos meses ante el impago de los alquileres. Este colectivo, que en Vigo integran como mínimo unas trescientas personas, está integrado por jubilados que desde hace casi tres años no reciben sus pensiones desde Venezuela. El colectivo se concentró ayer nuevamente ante el edificio de la Xunta para demandar "nuestras pensiones". 
El impago de las jubilaciones por el  Gobierno venezolano ha creado en Vigo situaciones dramáticas, como la de Rosa María Covas (73 años) y su marido Augusto González (70), que el día 27 tienen el juicio que determinará su desahucio. "Hemos pedido ayuda en todos lados y nos han respondido con el silencio. Sólo el Ayuntamiento nos dio dinero para cuatro meses  de alquiler -deben año y medio- y tarjetas para comprar comida".  Rosa María, que apenas puede caminar, explica que regresaron "porque pensaba que aquí las cosas estaban más reguladas, que podríamos vivir tranquilos", y se calla ahogada por la emoción. El caso de Teresa de Jesús Iglesias es similar. Esta viguesa que vio como la huelga de funcionarios de justicia suspendía el juicio en el que reclamaba a la Xunta una no contributiva asegura que está "en el límite. Llena de deudas, tomando ocho pastillas diarias y sin saber adónde puedo ir".  Su última esperanza era "poder ganar en el juicio el derecho a tener una ayuda  de la Xunta, y ahora con este problema me siento que no puedo más". El matrimonio formado por Norma Piñero de Tangari(60 años) y Vittorio Tangari están también en una situación muy delicada. Viven en un piso de alquiler con una hija y dos nietas y lo único que entra en la casa "es la ayuda que nos da Cáritas. 50 euros para cinco personas". Ellos también se han visto afectados por la huelga del personal de justicia y su juicio ha sido aplazado sin fecha. "No pedimos nada, sólo una ayuda hasta que se arregle la situación de nuestra pensiones en Venezuela, es una situación de extrema necesidad. Estaríamos dispuestos a devolver lo que nos dieran para poder vivir. Pero es que no podemos seguir así, saltando de la silla cada vez que tocan el timbre". 

"'Nos piden  muchos papeles  y al final nos niegan la ayuda'

El desahucio pende sobre las cabezas de Rosa y Augusto.

El desahucio pende sobre las cabezas de Rosa y Augusto.

"Nos piden  todo tipo de documentos para al final denegarnos todo. Llevamos aquí desde el 2001 y sin embargo nos dicen que no cumplimos diez años residiendo en España. No entendemos nada de lo que está sucediendo" 

 "Estamos sin nada y necesitamos que nos escuchen"  

Norma y su marido Vittorio, ambos sin ingresos.

Norma y su marido Vittorio, ambos sin ingresos. 

"Estamos sin nada. El único apoyo  que recibimos para mi marido, que está enfermo del corazón, mis nietas y mi hija es la de Cáritas. Qué podemos hacer con dos niñas pequeñas en casa, necesitamos que nos escuchen y den algún tipo de ayuda".

"Nadie  t e  da  trabajo por la edad que tienes"

Teresa de Jesús asegura que está al límite de sus fuerzas.

Teresa de Jesús asegura que está al límite de sus fuerzas. 

"Además de no tener ingresos no puedo trabajar porque cada vez que dices la edad se te cierran las puertas. Cada vez que cumples años son menos oportunidades de salir adelante. El día que me denegaron el Risga fue el más infeliz de mi vida".