VIGO

El derrumbe del Odriozola volvió al juzgado 18 años después

Los afectados reclaman 1,7 millones en indemnizaciones en un juicio civil que empezó ayer

El juicio civil por el derrumbe del Odriozola empezó ayer y durará tres días. Hoy será el turno de los peritos.
El juicio civil por el derrumbe del Odriozola empezó ayer y durará tres días. Hoy será el turno de los peritos.
El derrumbe del Odriozola volvió al juzgado 18 años después

nnn El edificio Odriozola, en García Barbón 4, que hoy alberga la Agencia Europea de la Pesca, se derrumbó el 2 marzo de 1999 provocando la muerte de una mujer. La sentencia penal no encontró culpables y absolvió a los nueve acusados. El juez no consideró probado que hubiera una relación entre la caída del muro y las obras de demolición de la casa colindante, en García Barbón 6. El accidente era imprevisible, concluyó.
Tras este fallo por la vía penal, algunos de los afectados optaron por la civil y ayer, 18 años después de la caída del edificio, comenzó el juicio en el juzgado de primera instancia número 10, que durará tres días. La familia que vivía en el ático y los propietarios de la farmacia reclaman indemnizaciones por 1,7 millones de euros. Entre hoy y mañana declararán siete peritos.
La constructora Guneypro, que realizaba la demolición del inmueble contiguo, fue declarada en rebeldía pero el abogado de la acusación realizó igual sus preguntas en las que hizo énfasis en el hecho de que la arquitecta que dirigía la obra de García Barbón 6, el edificio Sensat, había presentado su renuncia y sólo los aparejadores se habían quedado al frente.
El contratista que debía retirar los escombros de la obra  se mostró en la primera jornada del juicio olvidadizo con algunos de los aspectos de su intervención en los trabajos, para los que había llegado a un acuerdo verbal con Guneypro. Aseguró desconocer si había plan de seguridad ni proyecto de derribo y negó cualquier responsabilidad en la demolición. Sin embargo en otros detalles sí que fue preciso, al señalar que la pala que recogía los escombros no trabajó el día que se produjo el derrumbe, cuando uno de los abogados recordó que en el juicio penal quedó claro que la máquina estaba caliente y con las llaves puestas y que uno de sus empleados declaró entonces que estuvieron retirando escombros. Él insistió que no era verdad. 
El empresario propietario del Odriozola, que lo había adquirido siete meses antes a través de Rogina Instalaciones, explicó que había encargado un informe a un arquitecto en el que se aseguraba que el edificio estaba en condiciones y que por allí se pasaron técnicos de Urbanismo. Uno de los abogados le preguntó si le interesaba la declaración de ruina para resolver los contratos y él lo negó. En el momento del derrumbe estaba en marcha un expediente de desalojo y el propietario había ofrecido indemnizaciones a los inquilinos. Algunos las aceptaron y otros, como los del ático que han demandado, no llegaron a un acuerdo.
Los aparejadores coincidieron en señalar en el juicio que los trabajos se hacían correctamente, que cuando se terminó la demolición el muro medianero estaba perfectamente, que no vieron ninguna grieta y que probablemente el operario que en el juicio penal se refirió a ella lo que vio era una junta. 
También declararon los dos demandantes, por un lado Celso Penedo y su madre María Penín, que vivían en el cuarto piso entonces con su padre y marido, que falleció el año pasado. El vecino explicó que “temblaban las habitaciones y caían objetos” durante el proceso de la demolición. “Que iba a haber un siniestro era cantadísimo”, subrayó. Además explicó que intentó hablar con los obreros para explicárselo pero que no le atendieron. Su madre aseguró que siguen esperando que les devuelvan cosas.
El marido de la propietaria de la farmacia instalada en el bajo, ya fallecida, explicó que tenían un local “que era un orgullo” y tuvieron que mudarse a otro, justo enfrente, en muy malas condiciones, porque no encontraron otro en la zona, y que durante el tiempo que estuvieron sin abrir siguieron pagando a sus cuatro empleados. n