VIGO

La depuradora abre las puertas a la bandera azul para todo Samil

El Concello solicitó los nueve distintivos que se concedieron el año pasado, donde se incluye tan solo una mitad del principal arenal de la ciudad, Argazada

La izada de la bandera azul tuvo lugar el pasado junio en Argazada, un tramo de Samil.
La izada de la bandera azul tuvo lugar el pasado junio en Argazada, un tramo de Samil.
La depuradora abre las puertas a la bandera azul para todo Samil

nnn “La puesta en marcha de la depuradora va a suponer una revolución para el saneamiento de la Ría y permitirá que todo Samil aspire a la izar la bandera azul”. Así, el alcalde se mostró ayer convencido que en dos o tres años la segunda parte del principal arenal de la ciudad cumplirá las condiciones para lucir el distintivo de calidad europeo. Recuperaría así una categoría que perdió por la calidad de sus aguas.
Durante el encuentro con los medios, Abel Caballero anunció que este año el Concello solicitó el mismo número reconocimientos que le fueron otorgados en 2016: nueve arenales (Argazada, A Punta, Tombo do Gato, Fontaíña, Vao, Canido, Fortiñón, Rodas y Figueiras) y tres caminos (el paseo del río Lagares, el sendero entre faros de Cíes y  el paseo por el monte de A Guía.
La Bandera Azul es un galardón que otorga anualmente desde 1987 la Fundación Europea de Educación Ambiental a las playas que cumplen una serie de condiciones ambientales como aguas saneadas, así como contar con las  instalaciones requeridas como pueden ser desde socorristas o duchas. Vigo mantiene lleva dos años con el mismo número de distintivos en playas del litoral y de Cíes. El año pasado a Galicia se otorgaron 123 banderas, de las que 57 correspondieron a la provincia de Pontevedra.
Desde el Concello esperan que la calidad de las aguas mejore aún más con la puesta en marcha de la depuradora, aunque asumen que los resultados no se detectarán este verano. Así, la nueva estación de tratamiento de aguas que se puso en marcha ayer estará en pruebas los próximos meses. Con una inversión de 125 millones de euros y un proceso de obras de siete años, el principal objetivo es evitar los alivios directos a la desembocadura del Lagares para cumplir los requisitos europeos de calidad. Cuenta con un emisario submarino para la salida de aguas que discurre a 40 metros de profundidad. Para su colocación fue necesaria la participación de submarinistas. Está preparada para sanear las aguas residuales de una población máxima de 800.000 habitantes y con una vigencia hasta 2014.n