VIGO

La demolición interna del Xeral exigirá fuertes medidas de seguridad

Los trabajos comenzarán en las próximas semanas y lo primero será el montaje de una estructura en toda la torre

Los trabajos de demolición interna del edificio del Xeral llevarán unos cinco meses.
Los trabajos de demolición interna del edificio del Xeral llevarán unos cinco meses.
La demolición interna del Xeral exigirá fuertes medidas de seguridad

  La empresa constructora viguesa XAC (Xestión Ambiental de Contratas) se prepara para iniciar en las próximas semanas los trabajos de demolición interna de la torre del Xeral y de otros edificios de menor altura de las inmediaciones del antiguo hospital –en Pizarro y Vázquez Varela- de cara a su transformación en la ciudad de la Justicia. XAC ganó por 1,5 millones de euros el concurso convocado por la Consellería de Xustiza para adjudicar el derribo en colaboración en una UTE con la compañía Orega y tienen a partir de la firma del contrato cinco meses. El proceso está tasado: en los siguientes dos años la Xunta debería adjudicar e iniciar la obra de adaptación del edificio, siguiendo el proyecto del arquitecto Alfonso Penela.
Según explicó a este diario un portavoz de XAC, lo más complejo del operativo será garantizar la plena seguridad de la obra, para lo cual, reconoció, exigirán fuertes medidas de precaución. En primer lugar, lo más visible será una estructura que se montará en el exterior de toda la torre que servirá para ir desmontando de arriba abajo las piezas metálicas que han dado al hospital su característico  color verde, al tiempo que se procede al derribo del interior. El edificio volverá a ser blanco.
Otro factor que destaca XAC es la situación real en la que se encuentra la torre. Uno de los motivos esgrimidos en su momento por la Xunta para el cierre del Xeral –en el bipartito, cuando se planteó- eran las dudas sobre el edificio, construido en los años cincuenta y que podría estar agotándose. 
Ha sido sometido a varios controles positivos pero la constructora reconoce que nada se sabrá con absoluta certeza hasta iniciar la actuación a través de una patología de la estructura, si bien insistió en que todo ha sido muy bien estudiado. No obstante, insistieron desde la firma viguesa en que habrá un extremo cuidado en toda la seguridad, que consideran lo más delicado del proceso. A su finalización, todas las plantas quedarán vacías y libres y el exterior  renovado.
“Los elementos de seguridad son prioritarios y en este caso son tan importante como la propia obra de demolición interior”, explicaron. En cuanto esté terminado todo el procedimiento administrativo y la firma de documentación, la UTE ganadora se pondrá en marcha, probablemente en julio, con cinco meses por delante para completar los trabajos.
En estos momentos ya hay una grúa instalada en el inmueble, aunque nada tiene que ver con el derribo, ya que se corresponde con una actuación en el punto de atención sanitario anexo. 

XAC construyó el Centro Aeroespacial de Zona Franca

  XAC, que ha construido entre otros edificios el Centro Aeroespacial de Zona Franca y rehabilitado casas en la Zona Alta del Casco Vello vigués, tiene 25 años de experiencia y ganó el concurso de la Xunta pugnando contra 21 ofertas, por un máximo de 3,2 millones de euros.
 Una vez finalizado el vaciado de la torre y demolición de las estructuras anexas se iniciará la transformación del hospital en Ciudad de la Justicia, con un presupuesto total de 20 millones de euros y plazo finales de 2019. 

dos años de plazo
Hasta el momento el cronograma aprobado se ha ido cumpliendo casi al detalle. Dentro de dos años tendría que cerrarse el complejo judicial de la calle Lalín para concentrar todos los juzgados, tribunales y otros servicios en la plaza de España.

una plaza y color blanco
El arquitecto vigués Alfonso Penela fue el seleccionado para pilotar la transformación del Xeral a nueva Ciudad de la Justicia, tras alzarse con el primer premio del concurso de ideas convocado por la Xunta. La gran plaza de acceso será uno de los elementos que cambiará el entorno.
Otra de las principales señas de identidad del proyecto será la recuperación del color blanco para la fachada del edificio, cuya torre albergará los 54 juzgados (con espacio para ampliar a más unidades). En los bajos del conjunto se construirá un aparcamiento para los trabajadores, con comunicación interna con el edificio judicial, y se prevé un aparcamiento público subterráneo en la calle Vázquez Varela.
Asimismo, en el proyecto de Alfonso Penela se prevé recuperar una estructura cúbica que existió inicialmente en lo alto de la torre (como depósito de aguas) para utilizarla como salón para actos. n