VIGO

La cúpula que marcará Vigo ya asoma sobre Príncipe

El Celta ultima la llamativa estructura que coronará su sede social y que en adelante formará parte del paisaje urbano 

La cúpula de la sede del Celta, con su aspecto singular, ya es visible en Príncipe.
La cúpula de la sede del Celta, con su aspecto singular, ya es visible en Príncipe.
La cúpula que marcará Vigo ya asoma sobre Príncipe

El nuevo estadio del Celta estará quizá fuera del término municipal de Vigo -Mos, al lado de la Universidad y la ciudad deportiva del Mercantil es el primer candidato- pero su sede social y domicilio se mantendrá con total seguridad en pleno centro urbano, en concreto en la calle del Príncipe, donde se ultima el proyecto de reforma integral del edificio que acogió durante años el Círculo Mercantil. Las obras proyectadas por Alfonso Penela -autor de varios de lo más importantes edificios del Campus Universitario y de la Ciudad de la Justicia en el antiguo Xeral- se iniciaron mucho más tarde de lo previsto y se han alargado por encima de todos los plazos pero ahora ya comienza a visualizarse el resultado final, aunque habrá que esperar hasta que pase el verano -Mouriño anunció en Navidades que se inauguraría en marzo de 2017- para poder contemplarla en su totalidad. Y sobre todo, la cúpula que marcará el perfil de la ciudad en adelante. No es la única de la calle, donde también destacan las del Marco y del Santander, pero la nueva cubierta de vidrio ondulada resulta especialmente llamativa. Y esa es la idea: que se convierta en faro de la sede social del Celta. 

FUERTE INVERSIÓN
Desde hace unas semanas es visible la malla metálica que soportará la nueva envoltura y ahora también comienza a observarse cómo será el resultado final de la operación, que ha puesto sobre el viejo Mercantil un distintivo singular cuya evaluación ha tenido que pasar por el filtro del departamento de Urbanismo. 
Como es conocido, el club ha tenido que gastarse 1,2 millones en la reforma integral del inmueble, que adquirió a la entidad social por unos tres millones de euros después de una larga negociación. La inversión permitirá fijar el corazón del club en un edificio de 2.800 metros cuadrados que además de la sede social y la dirección contará con una residencia de jugadores, una clínica, una tienda, un gimnasio y un restaurante, entre otro servicios. Todo ello coronado por una cúpula que a partir de ahora no va a pasar desapercibida y será otra seña de identidad del Celta y la ciudad.