VIGO

El Cunqueiro abre un patio de recreo para niños hospitalizados

Consideran que el juego es una terapia más y que hará más llevadera la estancia

El gerente, Féliz Rubial, con una cirujana y los representantes de las empresas e instituciones.
El gerente, Féliz Rubial, con una cirujana y los representantes de las empresas e instituciones.
El Cunqueiro abre un patio de recreo para niños hospitalizados

nnn Pediatría del Cunqueiro abrió ayer un patio de recreo de 64 metros cuadrados para los niños hospitalizados, con tobogán, una casa gigante de muñecas, una cocina completamente equipada, elementos para ‘montar a caballito’ y hasta una canasta de baloncesto.
 “El juego es una actividad terapéutica más. Los niños que están 24 horas en el hospital tienen mucho tiempo para hacer cosas y queremos llenarlo de la mejor forma posible para que se les pase rápido”. Esto explicaba ayer el gerente del área sanitaria, Félix Rubial, después de que varios niños cortasen la cinta (serpentina) para acceder a este espacio colorido y comenzasen de inmediato a jugar.
 Además de los directivos del área sanitaria viguesa y los padres de los niños, había muchas personas ayer en este acto y todos tenían algo que ver con el nuevo patio. Rubial agradeció “de corazón la colaboración desinteresada” de empresas como Imeison o Eurekakids, de los institutos Montecelo y Manuel Antonio y de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Vigo. Para el hospital, se trata de continuar la  tarea de humanizar el cuidado a los pacientes, empezando por Pediatría, y por otro lado de abrirse a nuevas colaboraciones con instituciones educativas.
El coordinador de la iniciativa es José Ángel Cruces, jefe del departamento de Artes Gráficas del  instituto Montecelo, para quien la mejor forma de aprender en FP es trabajando y destacó el valor de participar en proyectos que benefician al entorno social. “Es la primera vez que colaboramos con un hospital, ya lo habíamos hecho con otras instituciones. Alumnos y profesores estamos muy ilusionados porque creamos un espacio que no existía, los niños tenían que inventarse los juegos con imaginación y ahora tienen medios”. Este instituto imprimirá los vinilos de las paredes y los que ambientarán el suelo con juegos de la rayuela, tres en raya o parchís. Se implicarán alumnos del ciclo medio de preimpresión digital y del curso superior de diseño en artes gráficas.
Del instituto vigués Manuel Antonio se volcaron con la iniciativa los alumnos del cilo medio de Confección y Moda.Trabajaron en el último trimestre del año en la confección de siete piezas, cilindros con caras sonrientes y dados de polipiel rellenas de material flexible. Hicieron también libros sensoriales para bebés, la mariquitilla o Míster Potato, aún sin terminar y que quedarán para otra dependencia.
María Campos, la directora de Imeison, viajó desde Valencia para  ver cómo había quedado un espacio en el que su empresa donó el pavimento. “Es un espacio cálido, muy cuqui. Nosotros tenemos obra hospitalaria en quirófanos, laboratorios, centros de investigación, ponemos pavimentos tanto interiores como exteriores, pero es la primera vez que nos piden un área  de juegos dentro de un hospital”.