VIGO

El Concello suspende los baldeos y pide responsabilidad

El alcalde Abel Caballero asegura que la situación es mejor que hace un año pero que no se fía porque no se esperan lluvias

La ciudad tiene tres semanas de agua más que el año pasado.
La ciudad tiene tres semanas de agua más que el año pasado.
El Concello suspende los baldeos y pide responsabilidad

 El alcalde Abel Caballero ha tomado la decisión de parar los baldeos en las calles de la ciudad y desde el lunes ya no se realizan y hace un llamamiento al consumo responsable de agua, ante la previsión de que no se esperan lluvias importantes en el corto plazo.
La situación de los embalses de los que se abastece la ciudad y otros nueve concellos del área de Vigo es buena pero el regidor vigués quiere ser cauto para evitar la situación del año pasado.
La presa de Zamáns estaba el lunes al 66,41% de su capacidad (la semana pasada estaba en el 69,55%) y la de Eiras, al 78,94%, lo que supone tres puntos menos que hace siete días, lo que supone el consumo medio de la ciudad en verano, precisó Caballero.
Estos datos revelan, explicó el regidor, que en estos momentos la ciudad tiene tres semanas de agua más que el año pasado y una semana más de consumo que el promedio de la última década, "lo que significa que estamos mejor", subrayó. 
A pesar de esta mejor situación, y dado que no se esperan lluvias muy abundantes en los próximos meses, el alcalde adoptó la decisión de parar los baldeos y pidió "firmemente" consumo responsable. En este sentido, anunció que enviará cartas a los alcaldes y alcaldesas de municipios del área de Vigo que reciben agua desde la ciudad solicitando que adopten las mismas medidas de consumo responsable. 
En declaraciones a los medios, Caballero criticó de nuevo la actitud del presidente de la Xunta porque, mientras que el Concello ya adoptó medidas de ahorro de agua, el gobierno autonómico, un año después, ni siquiera inició la tramitación del transvase de emergencia para garantizar lo suministro de agua a Vigo y nueve ayuntamientos que suman medio millón de habitantes con "una situación de abastecimiento de agua muy precaria".
"Si tenemos un otoño seco vamos a tener problemas", señaló Caballero, a lo que añadió que "a Feijóo le encantaría una crisis de agua".