VIGO

El CIS espera su ampliación mientras la vieja cárcel se cae

Iniciada una campaña en Vigo para mejorar las instalaciones del centro de inserción

Una movilización reclamó ayer la ampliación  y se homenajeó a David Reboredo.
Una movilización reclamó ayer la ampliación y se homenajeó a David Reboredo.
El CIS espera su ampliación mientras la vieja cárcel se cae

En el año 2012 la crisis se llevaba por delante el proyecto de ampliación del Centro de Inserción Social (CIS) “Carmen Avendaño”, destinado a la población reclusa en régimen abierto. Sin ser descartado oficialmente, lo cierto es que desde entonces nada se sabe del plan, que llegó a ser presupuestado en 10,5 millones de euros, para construir dos pabellones más, con capacidad para 150 habitaciones dobles y servicios dotacionales como bibliotaca, gimnasio y talleres de formación.
Estas nuevas construcciones ocuparían los más de 7.000 metros cuadrados en los que se encuentran los módulos de presos y viviendas de funcionarios de la antigua cárcel de Vigo, en la Avenida de Madrid, que ahora presentan un estado de total abandono y ruina pese a estar situados a escasos metros del centro de la ciudad.
Esta situación ha sido motivo de críticas estos días por distintos colectivos, entre ellos la Asociación Os Ninguéns, que ha iniciado una campaña en la que espera que se involucren el Ayuntamiento y la Xunta de Galicia. “Es un proyecto fundamental para esta población reclusa si queremos que se cumpla el principio de reinserción”, señaló a este diario Antón Bouzas, conocido activista y portavoz de este colectivo, que ya ha enviado un escrito de protesta al Ministerio de Interior.
Bouzas reconocía que el actual CIS no cuenta con capacidad suficiente para atender la alta demanda. “Por lo que nos cuentan otras organizaciones y abogados muchos jueces y fiscales estarían dispuestos a imponer penas de semilibertad si hubiese más plazas. La cárcel de A Lama está saturada y faltan centros para los presos que afrontan sus últimos meses de condena, en los que debían prepararse para adaptarse a una nueva situación sociofamiliar y laboral”. 

El padre y el hermano de Reboredo recibieron una placa conmemorativa.

El padre y el hermano de Reboredo recibieron una placa conmemorativa.