VIGO

El Chuvi realizó resonancias sin anestesia a 20 neonatos

El congreso anual de la Sociedad de Peidatría de Galicia premió un póster que explica esta nueva forma de trabajar con recién nacidos en el Complejo Hospitalario de Vigo

Uno de los bebés con las nuevas medidas para hacer la resonancia magnética sin sedación.
Uno de los bebés con las nuevas medidas para hacer la resonancia magnética sin sedación.
El Chuvi realizó resonancias sin anestesia a 20 neonatos

nnn El Complejo Hospitalario de Vigo recibió un premio por elaborar el primer protocolo para hacer una resonancia magnética sin anestesia a neonatos y lactantes. La principal ventaja es que reduce los riesgos al paciente, además del ahorro de costes en tiempo y dinero.
 Esta técnica solo se realiza hasta la fecha en Vigo y en el resto de España hay alguna iniciativa similar en un hospital de Madrid.
El premio, concedido en el congreso anual de la Sociedad de Pediatría de Galicia que se celebró este mes en Ferrol,  fue para una iniciativa conjunta entre el servicio de Pediatría y la Unidad de Diagnóstico por Imagen de Galaria que presentaron un póster para explicar esta forma de trabajar.
La idea partió del buzón de sugerencias, donde una persona anónima se preguntaba por la posibilidad de usar el colchón de vacío para las resonancias en recién nacidos. No cayó en saco roto. Los profesionales del servicio de Neonatos y los de Diagnóstico por Imagen se pusieron manos a la obra, al considerar que sí era posible puesto que estos bebés de pocos días duermen la mayor parte del día y era fácil que se estuviesen quietos. La anestesia en pacientes pediátricos se usa precisamente porque es necesario que no se muevan para obtener imágenes de calidad útiles para hacer un diagnóstico.
 El protocolo comenzó a aplicarse en octubre de 2013. Ahora, a los más pequeños les dan una toma de alimentación minutos antes de la resonancia para que duerman, les colocan en un colchón de vacío que los inmoviliza y con unos protectores auditivos para aislarlos del ruido, y les monitorizan con pulsoxímetro. Los padres pueden acompañarles y calmarles si se despiertan. Desde octubre de 2013 a septiembre de este año se realizaron resonancias magnéticas a 20 pacientes sin sedación a niños con una media de edad de 24 días (el mayor tenía 101 días). En todos los casos fue posible llegar a un diagnóstico y esto a pesar de que en 6 casos se registraron movimientos pero que no invalidaron la prueba.